La ministra Pajín al sol de Mahón

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, se ha mostrado contrariada por la repercusión de las fotos publicadas de ella en bikini en el Lazareto de Mahón (Menorca) disfrutando de la playa y por las críticas recibidas por el hecho de que aún existan centros como este al que sólo pueden acceder los funcionarios del ministerio. La ministra se ha defendido de las críticas al asegurar que ella pagó su estancia en la residencia, que no obtuvo privilegios y que era muy consciente de lo que hacía cuando decidió ir a pasar el fin de semana al lugar, por lo que aún “no entiendo dónde está la noticia”.

La ministra ha explicado que no es el único ministro ni alto cargo que hace uso de esa residencia y que tampoco es la única ministra que ha salido en la prensa en bañador, sin embargo se considera “una persona normal y libre, que va a la playa como todo el mundo”. Sobre la condición exclusiva para funcionarios de la residencia, Pajín ha asegurado que se trata de un centro de investigación de referencia internacional y que se dedica a muchas más cosas, además de ofrecer residencia a los funcionarios. Y ha asegurado que firmó un convenio con el Consell Insular de menorca el pasado mes de marzo para que la residencia pudiera abrirse al público.