Istiqlal y PJD encabezan las quinielas

Durante el referéndum de la nueva Constitución marroquí, adoptada el pasado 1 de julio por una amplia mayoría de electores, servicios del ministerio de Interior procedieron a un sondeo informal para conocer las tendencias de los marroquíes con vistas a las próximas elecciones legislativas. Mientras que las autoridades del reino jerifinano no mostraban en absoluto inquietas por el resultado del plebiscito constitucional, seguras del voto afirmativo, sí parecían más inquietas con respecto a la intención de voto de los marroquíes en las próximas legislativas, que pudieran tener lugar en octubre de 2011. Según la prospección del ministerio de Interior, conducido por el dúo Tayeb Cherkaui y Saad Hassar, si los comicios tuvieran lugar en octubre, el Partido del Istiqlal (nacionalista) obtendría la victoria, superando a los islamistas del Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD). Detrás de estos, el Movimiento Popular (conservador-berberista), el Partido Autenticidad y Modernidad (sin ideología definida) y la Reagrupación Nacional de Independientes (RNI, liberal). En sexta posición quedaría la Unión Socialista de Fuerzas Populares (socialdemócratas), pagando así el precio a sus múltiples divisiones internas y la desafección de sus electores. Los resultados de este sondeo confidencial han planteado problemas a ciertos altos responsables que veían en el actual ministro de Economía y Finanzas, Salaheddine Mezouar, el próximo primer ministro bajo los parámetros de la nueva constitución. En cuarta posición el partido de Mezouar, el RNI, éste tendría muy difícil aspirar a ser el jefe de Gobierno. Si bien las intenciones de voto contrarían a PAM, RNI y USFP, estas reconfortan a Istiqlal y PJD, dos partidos que podrían prever una suerte de aproximación táctica.