Chequia planta cara a Obama por el escudo antimisiles

Paco Soto – Varsovia

El Gobierno de centroderecha de Chequia no participará en el programa de defensa antimisiles que ha impulsado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para Europa del Este. Así se lo hizo saber el ministro de Defensa checo, Alexandr Vondra, al subsecretario de Defensa de Obama, William J. Lynn. En septiembre de 2009, Obama renunció al proyecto de escudo antibalístico que George W. Bush quería instalar en Chequia y en Polonia. Este plan incluía una base de 10 interceptores terrestres en Polonia y una estación de radares en Chequia. Obama propuso a cambio un nuevo sistema antimisiles que incluía a Polonia, con varias lanzaderas de misiles ‘Patriot’ y un contingente de 100 militares estadounidenses para asegurar la vigilancia de la instalación, una base de interceptores de cohetes de medio alcance en Rumanía y dos radares en Bulgaria. Los dirigentes checos expresaron su descontento por la marginación de su país y Obama les propuso una participación menor en el proyecto a través de un sistema de alerta antimisiles para hacer frente a hipotéticos ataques de países como Irán. Praga consideró “insuficiente” la propuesta, Faltaba por concretar las modalidades de dicho sistema, pero Alexandr Vondra declaró: “Nos hicieron una oferta y la hemos rechazado, porque consideramos que es un premio de consolación”. El titular de Defensa, que fue embajador de Chequia en Estados Unidos, explicó que “nuestras ideas sobre la cooperación militar no nos permiten aceptar un par de pobres instalaciones de Estados Unidos en nuestro país”. Obama realizó recientemente un viaje a Varsovia para impulsar la cooperación militar con Europa del Este, pero no incluyó a Chequia, donde la mayoría de la población rechaza el escudo.