Mas celebra que crezca el sentir independentista

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha celebrado hoy que el sentimiento independentista en Catalunya esté creciendo y ha vaticinado que “irá a más”, pero en cambio se ha mostrado partidario de aparcar por ahora este tema, ya que dividiría “en dos mitades” a la sociedad catalana.

En un desayuno-coloquio organizado por Nueva Economía Fórum, Mas se ha referido al último barómetro político del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat, que reveló que casi el 43% de los catalanes votaría hoy a favor de la independencia.

“Es un sentimiento claramente creciente en nuestro país. Es bueno que crezca este sentimiento, no es malo, va muy en la línea de la prioridad catalana. Mi sensación es que irá a más”, ha augurado. No obstante, y pese a la tendencia al alza del independentismo, Mas ha puntualizado que “a corto plazo no tiene por qué traducirse en una serie de decisiones” al máximo nivel político.

Mas ha destacado que el sentimiento independentista “aún no es avasalladoramente mayoritario” en la sociedad catalana, en la que una mayoría de ciudadanos declaran sentirse tan catalanes como españoles. Para Mas, no hay que llevar al país a un planteamiento de “todo o nada en una línea soberanista, que divida el país en dos mitades”, porque eso significaría “el bloqueo del país, lo paralizaría”.

En esta legislatura, según Mas, Catalunya “debe plantearse operaciones de país de máxima importancia y de máximo consenso”, como el pacto fiscal en la línea del concierto económico. El presidente de la Generalitat considera que “Catalunya hierve” de sentimiento soberanista, un sentimiento que debe canalizarse en defender un sistema propio que permita recaudar y gestionar los impuestos que genera Catalunya.

Mas se ha mostrado esperanzado en que a finales de año las fuerzas políticas catalanas habrán podido elaborar una propuesta concreta de pacto fiscal, aunque ha advertido a PSC y PP de que el precio a pagar para conseguir que se sumen al consenso no puede ser reducir su contenido “a un mínimo tan mínimo que sólo sirva para quedar bien”.