Acuerdo in extremis sobre el techo de la deuda norteamericana

Finalmente, Barack Obama pudo anunciar el acuerdo con los dirigentes republicanos para elevar el techo de gasto y evitar la suspensión de pagos del país. Además, el acuerdo reducirá en mas de 2 billones de dólares del gasto federal a lo largo de la próxima década. “Reduciremos el gasto del gobierno a su nivel más bajo desde que Dwight Eisenhower era presidente”, hace más de medio siglo, reconoció el presidente. “Un impago habría tenido un efecto devastador en nuestra economía”, manifestó Obama.

El mandatario, que reconoció lo duro de las negociaciones, expresó su agradecimiento a los líderes de ambos partidos, demócrata y republicano. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, declaró que el acuerdo “no es el mejor pacto del mundo, pero muestra lo mucho que hemos avanzado en los términos del debate”. Obama aseguró que de llegar a buen puerto el acuerdo no habrá recortes iniciales en cuanto a la seguridad social y el sistema sanitario. “Personas razonables pudimos ponernos de acuerdo en esto. Y es que Estados Unidos no puede arriesgarse a suspender los pagos de nuestra deuda, arriesgarse a un colapso financiero y a una depresión mundial”, sostuvo Harry Reid, líder demócrata en el Senado.

El alivio se hizo notar rápidamente en los mercados. La bolsa de Tokyo registró notables avances y el dólar también ha ganado terreno durante las últimas horas. La economía estadounidense alcanzó su techo legal de deuda, establecido en 14,3 billones de dólares, el 16 de mayo, y ha operado algunos ajustes de contabilidad para continuar operando. De no haberse concluido un acuerdo para aumentar el techo legal de la deuda, el Gobierno estadounidense agotaría sus reservas de dinero y no podría pagar sus deudas, llevando a la economía a una situación sin precedentes.