Fallece otro emblema cultural del exilio cubano

El escritor de origen cubano afincado en México, Eliseo Alberto de Diego, ha fallecido a los 59 años de edad a causa de problemas respiratorios tras un transplante de riñón. “El nuevo órgano había sido bien aceptado por su organismo, pero era un fumador empedernido y esa parece ser que fue la causa de su muerte”, señalaba un portavoz de la familia a las puertas del Hospital General de la capital mexicana, donde se encontraba. Poco antes de ingresar en el hospital, el 14 de julio, Eliseo Alberto dedicó su columna en el diario Milenio, titulada “Eso que llaman amor para vivir”, a su ardua travesía para lograr un transplante de riñón.

“El sábado pasado, a la noche, recibí una llamada telefónica de alarma y el domingo, en ayunas, un segundo y tercer timbrazo me advirtió que la hora había llegado, después de tres años de espera. Debía presentarme de urgencia en el Hospital General de México con todos los documentos en regla —más la totalidad de mis fantasías a la mano, pues soy de los tercos que aún creen que sólo la poesía explica los milagros. Una familia bondadosa había aceptado donar los órganos de un pariente en situación terminal, y yo era uno de los siete u ocho candidatos a recibir alguno de sus dos riñones”, escribió en su columna.

Ante el féretro del escritor, sito en una agencia funeraria del sur de Ciudad de México, llegaron destacadas figuras del mundo de la literatura, el cine y las artes en general, para rendir honores a Eliseo Alberto. Además miembros del mundo del espectáculo, también ha acudido en masa la comunidad cubana establecida en territorio mexicano, para quien Eliseo Alberto se convirtió en un emblema del exilio. Su libro de memorias, Informe contra mí mismo, le granjeó cierto rechazo del gobierno castrista, un libro en el que defendió un solo derecho: “el derecho a estar equivocado”. Este trabajo le valió ser declarado “traidor” por el régimen castrista. Josefina de Diego, su hermana, ha declarado su deseo de llevarse las cenizas a Cuba, aunque no hay nada decidido al respecto.

Escritor de diversos géneros, guionista de radio y televisión, además de docente, Eliseo Alberto de Diego García Marruz, a quien sus amigos llamaban cariñosamente “Lichi”, nació el 10 de septiembre de 1951 en Arroyo Naranjo, Cuba, donde se inició como periodista. Tras una serie de desavenencias con el régimen de Fidel Castro, Eliseo Alberto se instaló en Ciudad de México a partir de 1988, adoptando la ciudadanía de este país en 2000. En 1998, ganó el Premio Internacional Alfaguara de Novela por su obra Caracol Beach. En el momento de su muerte trabajaba en un texto inédito sobre la fuerza y la inteligencia, la primera representada por Kid Chocolate, un boxeador cubano de los años 30, a quien entrevistó; y la segunda por José Raúl Capablanca, un campeón de ajedrez también cubano.