Muerte de un artista, éxito asegurado

Nació la leyenda musical después de que la joven cantante muriera el pasado 23 de julio de un paro cardiaco. De la misma forma que sucedió con Michael Jackson, La singular voz del soul ha visto como en la última semana las ventas de su disco Back to Black se disparaban hasta alcanzar el número uno de la lista británica. Un éxito sólo alcanzado por la diva en 2006, cuando dio luz al álbum.

Su primer disco, Frank, probablemente, el menos conocido entre el público, también se encuentra en lo más alto de la lista, ocupa el puesto número 5. Ha nacido la leyenda y Amy WineHouse, que integra el grupo de los artistas fallecidos a los 27 años, tiene más interés que nunca entre las discográficas, quienes ha lanzado una compilación de ambos discos Frank/Back to Black, situada en el número 10 de los discos más vendidos.

Es precisamente su disco más galardonado, quien ha estado en el centro de debate sobre el reparto de la millonaria herencia que ha dejado la joven cantante. Finalmente, su ex marido, Blake Fielder-Civil, no recibirá ni un centavo, sin embargo, él reclama cobrar regalías por el éxito que está volviendo a experimentar Back to Black. Según sus herederos, sus padres y sus heremanos, quienes han recibido un total de 25 millones de libras, parte de este dinero irá destinado a la construcción de un centro de drogodependencia avanzado, “no quiero que a ningún joven le pase lo que le ha pasado a mi hija”, declara su padre.