Lagarde cobrará un 11% más que DSK

Tras la dimisión de Dominique Strauss-Kahn (DSK), acusado de violación por un tribunal neoyorquino, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha dado por terminada la peor crisis de su historia con la toma de posesión en Washington de Christine Lagarde como nueva directora de la institución. La francesa cobrará anualmente más de 323.000 euros al año, un 11% más que su antecesor en el cargo. La primera mujer en asumir la dirección del FMI se sumergió desde el primer minuto de su mandato en una intensa sesión de reuniones donde la crisis financiera en Grecia ocupó lo más alto de su agenda. Lagarde ha prometido “trabajar duro” para superar el difícil periodo que atraviesa el organismo.

Consciente del daño causado a la institución por el escándalo sexual protagonizado por DSK, el FMI ha avanzado que se haya inmersa en un periodo de profundas reformas. A Lagarde se le sube el sueldo de manera sensible pero, a cambio,tendrá que responder a unos estándares de conducta y ética más exigentes. “Debe esforzarse por evitar incluso cualquier apariencia de cualquier falta de propiedad en su conducta. También deberá evitar cualquier conflicto de interés o la apariencia de dicho conflicto”, reza en términos muy estrictos la letra pequeña de su contrato, que la obliga  a participar en lo que el FMI denomina “programa de entrenamiento ético”.

Mientras, la crisis económica en Grecia eclipsa cualquier otra prioridad. El país Heleno espera recibir 12.000 millones de euros de la Eurozona y del FMI, después de la aprobación de los ministros del quinto tramo de la ayuda prevista en el paquete de rescate financiero de 110.000 millones de euros acordado el pasado año. Según el calendario de pagos acordado en mayo de 2010, la parte que deberá asumir el FMI para este nuevo tramo es de 3.300 millones.