Tras su divorcio, Jennifer López aún se dice “enferma de amor”

Jennifer López sigue creyendo en el amor, pese a la reciente separación de su hasta hace poco marido, Marc Anthony. En su primera entrevista desde el anuncio de su ruptura en julio, la actriz y cantante latina dijo a la revista Vanity Fair que tanto ella como su ex marido trabajaron duramente para mantener con vida su matrimonio y que él “siempre tendrá un sitio especial en mi corazón”.

“Soy una romántica sin remedio y una persona apasionada cuando se trata de amor”, dijo López a la revista. “No es que antes no me quisiera. A veces no nos damos cuenta que nosotros nos estamos comprometiendo. Entender que una persona no es buena para ti, que no te está tratando del modo correcto o que no está haciendo lo que corresponde para sí mismo. Me quiero lo suficiente como para salir de ello”, añadió.

El matrimonio con el cantante fue el tercero para López, de 42 años, y la pareja tuvo en 2008 a los mellizos Emme y Max. “El amor es todavía es mi sueño más grande. Soy positiva, determinada a seguir con mi vida, criar a mis bebés y hacer el mejor trabajo que pueda como madre, artista y persona. Ahora espero nuevos desafíos, me siento fuerte”, añadió.