El VIH causa estragos entre gays árabes

Los hombres que mantienen relaciones homosexuales son los más expuestos a contraer el virus del VIH en el mundo árabe. Esta es, al menos, una de las principales conclusiones a las que llega un reciente estudio elaborado por investigadores del Weill Cornell Medical College de Catar, el primero del género en el mundo árabe. Y es que, según éste, más de un cuarto de los nuevos infectados de Sida en la región MENA son hombres homosexuales. En términos generales, el estudio poner de manifiesto la inquietante evolución de la epidemia en la región. Frente a los 36.000 casos declarados en 2001, en 2009 se contabilizaron 75.000. Siempre según el documento, las prácticas homosexuales juegan un papel destacado en la evolución de la enfermedad.

El estudio considera “prácticas de alto riesgo” las relaciones sexuales entre hombres o bisexuales y la prostitución masculina. Se estima que entre un 2 y un 3% de hombres participa de alguna de estas prácticas en la región MENA. En Marruecos, por ejemplo, se estima que la tasa de homosexualidad entre jóvenes es del 3,7%. Una investigación llevada a cabo en Marruecos, en el marco del Programa Nacional de Lucha contra el Sida, en 2008, en las ciudades de Agadir y en Marrakech, concluyó que la tasa de Sida entre el colectivo homosexual marroquí era del 4,4%. Estudios similares desarrollados en otros países norteafricanos demuestran que la tasa de infección es incluso mayor, como en Egipto (6,2%) y en Túnez (4,9%).

Los expertos destacan que no son las relaciones homosexuales en sí la causa de la propagación del VIH, sino los encuentros sexuales no protegidos. Además, según desvela el estudio del Weill Cornell Medical College, en la región MENA la promiscuidad del colectivo homosexual es muy acusada, entre 4 y 14 parejas diferentes, en función del país, durante los seis últimos meses. De todos estos, apenas un cuarto de los encuestados habrían mantenido relaciones con preservativo. “Es este tipo de comportamiento el que explica lo galopante de la epidemia y el riesgo de contaminación creciente durante los años venideros. Son las relaciones sexuales sin protección, no la homosexualidad en sí”, destaca Hakima Himmich, presidenta de la Asociación Marroquí de Lucha contra el Sida (ALCS).

Expertos achacan a lo rígido de los valores morales en la región la fuerte expansión de la enfermedad entre el colectivo gay. En algunas sociedades la homosexualidad es castigada con multas económicas o incluso con penas de cárcel. La fuerte estigmatización de los homosexuales los condena, efectivamente, a la clandestinidad, limitando consecuentemente el impacto de las iniciativas para minorar el impacto del VIH dentro de este colectivo. Los promotores del estudio del Weill Cornell Medical College esperan que éste contribuya a sensibilizar a los dirigentes árabes sobre la necesidad de actuar para atajar el problema. Aunque modestamente, varios países, Marruecos entre ellos, a través de la ALCS, ya apoya a asociaciones que asisten y orientan a estas personas.