China detrás de vasta trama de ciberespionaje

McAfee, compañía puntera a nivel internacional en detección y lucha contra virus informáticos, ha detectado la existencia de una operación de ciberespionaje mundial que, después de cinco años activa, ha afectado a 14 países y 70 organizaciones y empresas. Entre las víctimas de la Shady RAT, como se denomina la operación, se encuentran agencias gubernamentales estadounidenses, taiwanesas, de Corea del Sur, Vietnam y Canadá. La víspera de la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín fueron espiados tres comités nacionales del Comité Olímpico Internacional. También han sido rastreadas por Shady RAT redes informáticas de Japón, Suiza, Gran Bretaña, Indonesia, Dinamarca, Singapur, Hong-Kong, Alemania e India.

Más allá de la consecución de pingües beneficios económicos, la operación de espionaje busca la obtención informaciones sensibles. Según McAfee, detrás de Shady RAT se encuentra, nada más y nada menos, que un Gobierno, aunque la compañía de antivirus no ha osado apuntar hacia nadie. No obstante, varios especialistas en la materia han ido un poco más allá, designando a China, en virtud de numerosos indicios, como la responsable de Shady RAT. Las primeras sospechas sobre la existencia de esta operación se dieron cuando la empresa de seguridad analizó el ataque sufrido por uno de sus clientes, contratista del departamento de Defensa de Estados Unidos. Los servidores, eso sí, se encontraban en un país occidental, para evitar levantar sospechas. Con todo, las intrusiones siguen vivas.