Al Qaeda amenaza Israel desde Sinaí

Egipto lanza operativo contra células terroristas de Al-Qaeda en el Sinaí.

Los combatientes de Al Qaeda han encontrado refugio en la región del Sinaí, en Egipto, aprovechando el clima de revolución que vive el país, con el objeto de preparar ataques inminentes contra Israel. El Sinai vuelve a ser una fuente de inquietud para el Estado hebreo, que desde 2010 viene denunciando una concentración de células de la organización terrorista en la región, que habían crecido gracias a la llegada de cientos de militantes provenientes de la banda de Gaza. Según fuentes israelíes, no se trata únicamente de combatientes de Al Qaeda, sino también de combatientes del Hamas palestino y del ala dura de los Hermanos Musulmanes egipcios.

El ejército egipcio, demasiado ocupado con la gestión de la transición, parece haber perdido el control del Sinaí. Para tratar de reconducir la situación, el 15 de agosto, tres brigadas compuestas por 1.700 soldados egipcios, con el apoyo de carros de combate, otros tantos policías especiales y unos 3.500 efectivos de otros cuerpos de seguridad fueron enviados a localidades del norte como El Arish, Cheikh Zoweid y Rafah, que separan Egipto de la banda de Gaza. El paso fronterizo de Rafah, recordemos, había sido reabierto el 1 de junio de 2011 para desenclavar la banda de Gaza, sometida a bloqueo de parte de Israel.

Durante las últimas horas se han sucedido los enfrentamientos entre el ejército egipcio y elementos del Ejército de Liberación Islámica, que se habrían saldado, según un comunicado oficial, con un muerto y 11 arrestados, entre ellos cuatro palestinos. No se descartan nuevos combates en los días venideros. El ejército deberá avanzar hacia zonas montañosas escarpadas, situadas entre los 1.000 y 2.500 metros de altitud, en donde se deberán enfrentar a cientos de combatientes aguerridos, bien organizados y armados, que cuentan con el apoyo de las tribus beduinas de la zona. Una situación delicada para el ejército del país de los faraones pero, sobre todo, para Israel, que se encuentra más aislado que nunca frente a una amenaza real y en ausencia de su ex aliado Hosni Mubarak.