Rubalcaba quiere quitar las diputaciones al PP

Entre quitar maestros o médicos y quitar diputados provinciales, prefiero los diputados provinciales”, ha justificado el candidato socialista a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, su intención de eliminar de la organización territorial las diputaciones. Ante la gran cantidad de dinero que España gasta en la administración pública, un Gobierno dirigido por el ex ministro de Interior se plantearía abordar una reforma que se llevaría por delante a las diputaciones provinciales. “Su supresión supondría un ahorro de 1.000 millones de euros”, ha subrayado Rubalcaba.

En la nueva configuración propuesta por el candidato socialista a las elecciones generales, entre ayuntamientos y comunidades autónomas no cabe ninguna otra institución. “¿Es necesario que entre Vigo y la Xunta de Galicia medie una diputación?”, preguntó el socialista durante un mitin en tierras gallegas. No es baladí que haya elegido Galicia para plantear una tal propuesta, ya que aquí las diputaciones son señaladas de todo por ser fuente de todo tipo de corruptelas, que suponen un despilfarro adicional.

Según Rubalcaba, las diputaciones se han quedado “en tierra de nadie” y las funciones que realizan son innecesarias en la mayor parte de los casos. Las diputaciones provinciales, que existen desde la Constitución de Cádiz, en 1812, han ido desarrollando distintos papeles a lo largo de la historia, adquiriendo un papel clave en la política centralista durante el franquismo.

Los excesivos cargos que en la actualidad alberga la administración local (¡unos 1.000 puestos políticos!), junto a la crítica coyuntura económica que vive España, han empujado al gobierno socialista a implementar una política de recorte de cargos públicos. Suprimir las diputaciones sería minar una de las bases del poder local y regional del Partido Popular. Y es que el PP, pese a estar de acuerdo en reducir los cargos en el sistema público, no acepta la erradicación de las diputaciones, las cuáles controla en casi su totalidad después de las pasadas elecciones municipales.

El rechazo a esta iniciativa, que ya fue planteada por Felipe González en los noventa, también se ha producido en las filas del PSOE. Para el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, estos organismos ocupan una función clave en el abastecimiento de servicios en los municipios, que por sí solos no pueden acceder a los mismos.