Ex presidente Ucrania acusado de asesinato

Paco Soto. Varsovia

Acusan a Leonid Kucha, ex presidente ucraniano, de haber ordenado el asesinato de un periodista opositor a finales del 2000.

El ex general ucraniano Alexéi Pukach, acusado por la justicia de ser el responsable del asesinato del periodista opositor Gueorgui Gongadze, declaró ante un tribunal que el crimen fue encargado por el ex jefe del Estado de Ucrania, Leonid Kuchma, el presidente en ejercicio del Parlamento, Vladímir Litvín, y el ex ministro del Interior, Yuri Krávchenko. En 2008, tres subalternos del general fueron declarados culpables del asesinato del periodista y en 2009 el propio Pukach fue arrestado, y fue procesado en 2011. Los jueces llegaron a la conclusión de que el asesinato se perpetró en cumplimiento de una orden directa del ex titular del Interior.

La abogada de la viuda del periodista asesinado, Valentina Telichenko, reveló que el general Pukach afirmó durante un interrogatorio que al asesinar a Gongadze salvó al país de un golpe de Estado. El periodista opositor Gueorgui Gongadze desapareció el 16 de septiembre de 2000 en Kiev. En noviembre de ese mismo año fue encontrado su cuerpo decapitado en un bosque de la provincia de Kiev. Poco después circuló una grabación hecha supuestamente por el guardaespaldas del jefe del Estadio Nikolai Melnichenko, en la que Kuchma ordenaba a su ministro del Interior “arreglárselas” con el periodista opositor.

 

Timoshenko

Por otra parte, Yulia Timoshenko, la ex primera ministra de Ucrania y principal líder de la denominada Revolución Naranja que trajo al poder a Viktor Yúshenko, en 2004, que está detenida por corrupción y abuso de poder, recibió el apoyo oficial de Rusia. La ex primera ministra rechaza las imputaciones y afirma que es víctima de una “campaña de linchamiento político” urdida por el actual presidente del país, Viktor Yanukovitch. El presidente ruso, Dimitri Medvédev, aseguró que Timoshenko es juzgada en Ucrania porque “en el pasado mantuvo buenas relaciones” con Moscú. Así las cosas, Polonia, que ostenta actualmente la presidencia semestral de la UE, consideró que el juicio contra la ex musa de la Revolución Naranja enturbia la imagen de Ucrania y la puede alejar de la Europa comunitaria.

El presidente polaco, Bronislaw Komorowski, declaró que de cara al acercamiento de Kiev a Bruselas, “los obstáculos han aparecido y uno de ellos es, sin duda, el juicio contra Yulia Timoshenko que, desde muchos países europeos, es visto como un juicio de carácter político, no delictivo”. “Las autoridades ucranianas necesitan encontrar una solución que elimine cualquier duda de que este juicio no es un acto de venganza política contra la oposición”, trasladó Komorowski a su homólogo ucraniano.