Nostalgia de Ceausescu. Por Laurent Couderc*

 

Hace casi 22 años el dictador rumano Nicolae Ceausescu fue condenado a muerte y ejecutado. La dictadura comunista rumana, una de las más crueles y violentas de Europa del Este, dejó de existir y Rumanía inició un complejo proceso de transición a la democracia. Ceausescu era un tirano que martirizó a su pueblo, lo hundió en la miseria y lo colocó al borde del hambre. La inmensa mayoría de los rumanos celebraron su muerte y aplaudieron el cambio político y económico en su país, que sigue siendo el más pobre de la Unión Europea, junto con Bulgaria.

Pero aunque sea difícil de entender para las mentalidades de Europa occidental, más de dos décadas después de la muerte de Ceausescu, hay nostálgicos que reivindican la figura del dictador. Esos nostálgicos no pertenecen exclusivamente a una minoría de antiguos jerifaltes comunistas, sino que existen también entre sectores populares. En Bucarest, por ejemplo, muchos taxistas hablan bien de Ceausescu y aseguran que echan de menos los tiempos en que el denominado “genio de los Cárpatos” dirigía con mano de hierro Rumanía.

¿Qué ha podido pasar para que ocurra semejante cosa? Pues que una parte de la población se siente defraudada por el cambio capitalista que se inició en 1989. Este sector de nostálgicos pertenece a grupos sociales que no se han beneficiado de la economía de mercado y sufren del paro, la miseria y la marginación económica. No es que sean nostálgicos del sistema comunista como tal, sino más bien de una época en que la población era pobre, pero bastante igualitaria, y tenía una cierta seguridad en el empleo.

Todo esto ha desaparecido con el capitalismo, y es por este motivo que algunos ciudadanos giran su mirada hacia el pasado, olvidan sus aspectos más brutales y trágicos y acaban creándose una imagen de la Rumanía comunista casi de cuento de hadas. En este contexto, no nos debe extrañar también una cierta mirada frívola sobre la era de Ceausescu. Tanto es así que la ministra de Turismo, Elena Udrea, anunció recientemente que su departamento quiere crear un “circuito rojo” para atraer a los turistas, en el que presentará “los lugares emblemáticos del comunismo y de la dictadura”. Según la ministra, “para los occidentales, la historia de Ceausescu es interesante, pero hay que saber venderla”. Al paso que vamos, pronto nos presentarán a Ceausescu como a un liberal que cometió algunos excesos políticos.

* Es periodista en Bucarest y redactor jefe de le revista rumana en lengua francesa ‘Regard’.

Un comentario sobre “Nostalgia de Ceausescu. Por Laurent Couderc*

  • el 01/12/2011 a las 22:57
    Permalink

    mas pobre dice a ver listillo cuando tu pais entro en la UE era rico¿¿? pues no como todos los paises pero poco a poco se levantara y sera el mas rico porque los rumaos valemos…informate antes de escribir smejante tonteria poque por culpa de vosotros los periodistas estamos donde estamos porque no dejas de poner verde a rumania

Comentarios cerrados.