Egipto-Libia: Nuevos focos de Al Qaeda

 

Los servicios de inteligencia occidentales no cesan de alertar sobre las inquietantes evoluciones de grupos yihadistas vinculados con Al Qaeda en Libia y Egipto. Tras los levantamientos populares y posterior caída de ambos regímenes, se ha constatado un importante incremento de la actividad de las redes terroristas que se relacionan en estos países con la nebulosa terrorista fundada por el ya desaparecido Osama Ben Laden. Una actividad que se ha intensificado especialmente en el Sinaí y en el sur libio, ampliando de este modo la influencia de la rama magrebí de Al Qaeda, ya de por sí bien implantada en el Sahel.

Los informes del Mosad israelí hablan – sin ambages – de la instauración de un verdadero emirato integrista en las zonas desérticas de la península del Sinaí. Si bien algunas fuentes aluden a un número de combatientes mucho más elevado, Correo Diplomático ha podido constatar que al menos una centena de combatientes de Al Qaeda han hecho de esta zona su retaguardia y campo de entrenamiento para preparar sus ataques contra Israel. Asimismo, también inquietan las evoluciones en el gran sur de Libia. “En gran medida por causa de la contienda libia, la cantidad de armas que circula por esta particular zona es impresionante y los efectivos de Al Qaeda se están beneficiando del apoyo de las tribus locales”, constata un periodista francés de origen magrebí que cubre la actualidad sobre el terreno.

De este modo, Sinaí y sur de Libia se unen al que se ha consolidado como gran santuario de Al Qaeda en el norte de África, el Sahel. Es en esta región desértica, a caballo entre varios estados, que no consiguen imponer su control efectivo sobre el conjunto del territorio, que la rama magrebí de Al Qaeda ha consolidado su presencia durante el último lustro. Fuentes malienses aseguran que al menos una decena de importantes responsables de la organización terrorista que operaban hasta hace poco en Somalia, Yemen y Afganistán, se habrían desplazado a la región para apuntalar la expansión de Al Qaeda en el Magreb. Sin duda, un quebradero de cabeza más para los estados locales y para la inteligencia occidental.