El Gobierno húngaro seduce a sus ciudadanos a través del sexo

 

Una mujer en ropa interior roja, encajes negros, medias y un látigo en la mano. Nada mejor para llamar la atención de unos ciudadanos poco dados a la política. Esto es lo que se puede ver en el video que el Gobierno húngaro ha difundido para fomentar la inscripción en el censo electoral, a través de la Web, previsto el próximo mes de octubre. A la puerta de la despampanante mujer llama un funcionario, que pese a ser consciente de que es inoportuno, le explica pacientemente que tiene la oportunidad de inscribirse a través de Internet, sin molestos desplazamientos o esperas. Picardía extrema para llevar a cabo un censo que no se renueva desde hace una década. Según el Gobierno, los creativos de la campaña no han hecho sino usar  el mismo lenguaje de los jóvenes, para motivarles a la inscripción. La fórmula es fácil: Internet + sexo = política.