Guatemala: En liza un militar y un empresario

Iñaki Aramayo. Buenos Aires.

 

A Otto Pérez Molina, candidato presidencial, se le atribuyen numerosos crímenes durante su etapa como mando militar.

 

El general retirado, Otto Pérez Molina, quien fue Jefe de Inteligencia Militar guatemalteca, logró el mayor porcentaje de votos en las elecciones presidenciales de su país el pasado domingo. Aún así, no consiguió alcanzar el 50% de escrutinios que la ley exige para evitar una segunda vuelta electoral, que tendrá lugar el próximo 6 de noviembre. La presidencia de Guatemala se dirimirá entre el derechista Pérez Molina, candidato del Partido Patriota, y el también conservador Manuel Baldizón, del Partido Libertad Democrática Renovada.

Según el escrutinio oficial, con casi la totalidad de mesas electorales contabilizadas, Otto Pérez Molina, de 60 años de edad, quien en 1983 respaldó el golpe de Estado contra el presidente guatemalteco Óscar Mejía, obtuvo el 36% de los votos. Por su parte, el empresario de éxito Manuel Baldizón, con apenas 41 años, obtuvo el 23% de sufragios en la primera vuelta de las presidenciales.

Tanto Pérez Molina como Baldizón afinan sus estrategias para conseguir el triunfo el próximo noviembre. Pérez Molina ya ha anunciado el inminente inicio de un diálogo con las fuerzas políticas que han sido derrotadas en la primera vuelta. Éste ha señalado como “probables” las alianzas con Compromiso, Renovación y Orden, cuyo candidato Eduardo Suger ocupó el tercer puesto (15% de votos), y con la coalición Visión con Valores-Encuentro por Guatemala, encabezada por Harold Caballeros.

 

Sospechas sobre Pérez Molina

Por su parte, Baldizón aseguró que su mejor aliado será el pueblo, en el cual dijo confiar a la hora de escoger a la máxima autoridad del Estado en la segunda vuelta. El próspero empresario, el más joven de los candidatos , lanzó  un primer dardo a su contrincante al exhortar a los guatemaltecos a unirse en una cruzada para evitar una vuelta al pasado, en referencia a los tiempos en que los destinos de Guatemala eran regidos por los militares. Aludía éste, sobre todo, a los años de conflicto armado interno, entre 1960 y 1996, momentos de triste recuerdo para el país en que el ejército se erigió en protagonista activo de un genocidio contra amplios sectores de la población.

A Pérez Molina se le imputa su participación como responsable militar en graves violaciones de los derechos humanos ejecutadas por el Ejército durante la guerra. Eso sí, a pesar de todos los indicios que hacía él apuntan, Pérez Molina nunca ha sido acusado formalmente.

Manuel Baldizón ha invitado a la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, única candidata de izquierdas en las elecciones presidenciales, a unirse a la campaña. El empresario ha incluido en su invitación al partido Unión del Cambio Nacional, cuyo candidato, Mario Estrada, ocupó el cuarto.

Los analistas políticos resaltan la importancia de las eventuales alianzas para las posibilidades de uno y otro candidato en llegar al poder y asumirlo, a partir del 14 de enero de 2012 y para los próximos cuatro años.