Hungría retira inmunidad a ex primer ministro

Paco Soto. Varsovia.

 

 

El Parlamento de Hungría, dominado por la derecha, decidió retirar la inmunidad parlamentaria al ex primer ministro socialista del país centroeuropeo, Ferenc Gyurcsany, un antiguo jerifalte de las juventudes comunistas durante el régimen anterior que tras el restablecimiento del capitalismo se transformó en socialdemócrata y se dedicó a los negocios lucrativos. La retirada de la inmunidad parlamentaria a Gyurcsany, que fue primer ministro entre 2004 y 2009, contó con el apoyo de 306 parlamentarios, mientras que los 52 diputados socialistas votaron en contra.

El Gobierno de centroderecha del primer ministro Viktor Orban denunció que Gyurcsany y otros miembros de su gabinete participaron en una trama de licitaciones para un proyecto de construcción de un casino en la ciudad de Súkoro, ubicada a unos 50 kilómetros al oeste de Budapest. Según los denunciantes, los intercambios de tierra no llegaron a realizarse, pero el Estado húngaro perdió cinco millones de euros en esta operación.

El ex primer ministro socialista, que ha sido acusado por diversos sectores políticos de haberse enriquecido ilegalmente, podría ser juzgado y condenado por abuso de poder. Gyurcsany, que desde que la fiscalía pidió, el pasado mes de abril, la suspensión de su inmunidad parlamentaria denunció un “complot político” contra su persona, afirmó que “las acusaciones son falsas, el ministerio fiscal miente, ni una palabra de la acusación es correcta”.

 

Negocios inmobiliarios

El ex primer ministro húngaro, que nació en 1961, empezó su carrera política en la etapa comunista como dirigente juvenil. Una vez acabado el sistema comunista en Hungría, Ferenc Gyurcsany abrazó las tesis de la socialdemocracia y se dedicó al comercio, llegando a formar varias empresas, y los negocios inmobiliarios. Gracias a esta actividad y a la política económica de privatizaciones que siguió al derrumbe del comunismo en Hungría, se convirtió en un socialista multimillonario. En 1992 se situó entre las personas más ricas de Hungría.

En 2002, Gyurcsany, que está casado con Klara Dobrev, nieta de un antiguo líder comunista, fue elegido consejero y después ministro de Deportes en un ejecutivo socialista. En septiembre de 2004 fue elegido por el Parlamento húngaro primer ministro, después de una crisis de gobierno. En abril de 2006, revalidó el cargo en las elecciones legislativas, en las que lideró una coalición de centroizquierda entre socialistas y liberales.

En otoño de 2006, el ex primer ministro socialista provocó una revuelta popular en las calles de Budapest tras saberse que había reconocido en una reunión de su partido que mintió deliberadamente a la población húngara sobre el estado de la economía nacional. En abirl de 2009 una moción de censura de la oposición derribó a Gyurcsany.