Polonia: Una radio envenena las ondas

Paco Soto. Varsovia.

 

Tadeusz Rydzyk, fundador de Radio María, con el Papa, Benedicto XVI.

 

Radio María, una emisora católica de extrema derecha fundada en diciembre de 1991 en Torun por el sacerdote redentorista Tadeusz Rydzyk, provoca polémica casi a diario en Polonia. La emisora pertenece a un imperio mediático fundado por Rydzyk que comprende el periódico ultra Nasz Dziennik (Nuestro Diario), una cadena de televisión, la Escuela de Altos Estudios en Cultura y Medios, dos fundaciones, una librería, una Casa del Peregrino, apartamentos para estudiantes y unos 15.000 metros cuadrados de terreno en Torun.

Radio María es el buque insignia del emporio del padre Rydzyk, que se caracteriza por unas ideas políticas ultraderechistas y rabiosamente antiliberales, xenófobas y antisemitas. La emisora, que, según estudios de audiencia, tiene entre 2 y 4 millones de oyentes (entre el 5 y el 10% de la población), difunde, además de rezosEsto, retransmisiones de misas y música religiosa, ideas alejadas del ordenamiento democrático polaco, y puede sintonizarse por satélite en Estados Unidos y Canadá. Radio María cuenta con el apoyo de una parte de la cúpula católica polaca, a pesar de que el Vaticano ha condenado la emisora por sus posicionamientos antisemitas.

 

Fortaleza asediada

Radio María, que dispone de una red de 47 emisoras locales, interpreta la Biblia literalmente y defiende un catolicismo contrario al reformismo del Concilio Vaticano II, pero también habla de Polonia y del mundo y define claramente a sus enemigos: los judíos, los homosexuales, la izquierda, los alemanes y los rusos, la UE, el Gobierno liberal de Donald Tusk… Radio María es un firme defensor de las teorías de la conspiración, y lleva más de un año sosteniendo que al accidente aéreo de Smolensk, donde pereció la plana mayor del Estado polaco, fue un atentado de Rusia.

En opinión del profesor universitario Dominik Antonowicz, “esta emisora es escuchada esencialmente por personas que tienen el sentimiento de vivir en una fortaleza asediada, de pertenecer a una Polonia de segunda categoría”. La mayoría son mujeres mayores. A Tadeusz Rydzyk le gustan el lujo y la ostentación. Su emporio mediático es también un gran negocio. Algunos medios sospechan que el cura redentorista ha llevado a cabo actividades ilegales para financiar su grupo multimediático, pero hasta la fecha la justicia no ha podido demostrarlo.