Partido pro-ruso gana legislativas letonas

Paco Soto. Varsovia.

 

 

Una formación política pro-rusa, Centro Armonía, ha sido la ganadora de las elecciones legislativas celebradas recientemente de Letonia, un país que fue invadido por la URSS en 1940 y tardó más de 50 años en recuperar su independencia. Centro Armonía consiguió casi el 29% de los votos. En segundo lugar se situó el Partido Reforma, que recibió el respaldo del 20,69% de los votantes, seguido del Partido Unidad, que recabó el 18,14% de los votos.

Las dos formaciones de centroderecha suman así casi un 38% y necesitarían 51 escaños de los 100 con los que cuenta el Parlamento del país, por lo que es posible que llamen a la puerta del partido derechista Alianza Nacional, que ha conseguido 14 escaños. El objetivo del centroderecha letón es impedir que la formación pro-rusa forme un gobierno. El líder de Centro Armonía, Nils Usakov, declaró que su partido no puede ser ignorado, y se mostró convencido de que los letones “serán capaces de formar una coalición en la que estén representados los intereses de todos los votantes”.

La participación en estos comicios fue del 58,82% lo que significa que cerca de 878.000 del millón y medio de electores acudieron a las urnas. Los líderes de los tres partidos mayoritarios han iniciado negociaciones para formar un gobierno que deberá ser ratificado por el presidente letón, Andris Berzins, quien nombrará al nuevo primer ministro el próximo 28 de septiembre una vez que haya regresado de su viaje a Estados Unidos. Será entonces cuando defina el plazo para que los tres partidos acuerden un nuevo gabinete. El Centro Armonía ha dejado claro que no quiere verse fuera del futuro Gobierno. Una parte importante de la sociedad letona no oculta su rechazo a que un partido pro-rusa pueda gobernar el país, porque lo considera una provocación tras más de 50 años de dominación soviética.

 

Letones rusohablantes

Un tercio de los 2,2 millones de habitantes letones son rusohablantes y algo más de la mitad tiene derecho de voto. Este sector fue el objetivo prioritario de Centro Armónico durante la campaña electoral. Letonia vive una profunda crisis económica que ha generado un gran descontento social. Centro Armonía ha sabido canalizar ese descontento de la población y su creciente euroescepticismo. Centro Armonía ha logrado en tan sólo seis años ser la fuerza más votada del país, tener representación en el Parlamento europeo e incluso controlar ciudades como la capital de Letonia, Riga,. El país báltico se independizó de Moscú 1991.