Putin promete billones para dopar economía

Paco Soto. Varsovia.

 

 

El primer ministro ruso y hombre fuerte del país, Vladímir Putin, anunció un paquete de un billón de rublos (unos 63.500 millones de dólares) para impulsar el crecimiento económico de Rusia en 2012. Putin, que procede de los servicios secretos de la antigua URSS, explicó que ese dinero se dedicará al fortalecimiento de la economía, la modernización de las infraestructuras y la mejora de la seguridad nacional. Putin también aseguró que el Gobierno asignará 700.000 millones de rublos (unos 22.200 millones de dólares) para fomentar proyectos empresariales.

El Banco Mundial (BM) pronosticó recientemente que Rusia, que hace parte del grupo de potencias emergentes del planeta y basa fundamentalmente su desarrollo económico en la producción y exportación de hidrocarburos, podría entrar en recesión a partir del año que viene si el precio del petróleo cae por debajo de los 60 dólares por barril. Si se confirman las previsiones del BM, el déficit presupuestario ruso ascendería hasta el 5,3% del PIB y el desempleo se situaría en el 7,5%. La economía rusa creció un 3,9% en los primeros seis meses de este año y Moscú pronosticó un aumento por encima del 4% en la segunda mitad del año debido al incremento de la inversiones extranjeras.

El PIB ruso creció un 3,8% en el año 2010 y se contrajo un 7,9% en 2009 debido a la crisis financiera y económica que golpea el mundo.

 

Nave a Marte

En este contexto de euforia desarrollista, las autoridades rusas anunciaron que se gastarán 161 millones de dólares en el proyecto de lanzamiento, el próximo mes de noviembre, a Marte de la nave ‘Fobos-Grunt’, que debe instalar una estación automática en un satélite del denominado planeta rojo. “Si repartimos este gasto entre toda la población rusa resulta que cada ciudadano ruso debería pagar 3 rublos (10 centavos de dólar) al año durante una década. No es mucho”, informó Víctor Jartov, diseñador jefe de la Asociación de Producción Científica Lávochkin.

Lev Zeleni, director del Instituto de Estudios Espaciales de Rusia, aseguró que si el proyecto hubiera sido elaborado por la Agencia Espacial Europea o la NASA, costaría entre 300 y 400 millones de euros. Unas 10.000 personas han participado en la construcción del proyecto, y más de una treintena se ocuparán de tripular la nave tras el lanzamiento desde controles terrestres. Según explicó el diseñador jefe del proyecto, Maxim Martínov, el vuelo de la nave, cuyo peso es de 13,5 toneladas, hacia Marte durará 11 meses y el regreso a la Tierra de 9 a 11 meses.