Indignación por recortes educativos

Ouissal El Hayoui. Servicio especial. Madrid.

 

La Comunidad de Madrid, Navarra, Galicia y Castilla-La Mancha han decidido reducir el número de docentes y subir las horas lectivas de estos. ¿Es lícito este recorte en el seno de un país situado a la cola de los miembros de la OCDE?, se preguntan analistas y ciudadanos. Después de la Sanidad, parece haberle llegado el turno a la Educación. El Estado del Bienestar en España se está viendo peligrosamente amenazado por los recortes que las autonomías han decidido emprender en nombre de la crisis. Según Ángel Gabilondo, ministro de Educación, su cartera, al igual que Sanidad debería quedar al margen de los planes de austeridad que las autonomías han decidido emprender para corregir la balanza de sus cuentas.

“Invertir en Educación es caro, pero no invertir es carísimo”, declaró recientemente Gabilondo. El último informe Pisa, que mide cómo manejan los chicos de 15 años de 65 países sus conocimientos en lectura, matemáticas y ciencias manifestó los problemas que los alumnos españoles sufren. España se encuentra 12 puntos por debajo de la media de los países desarrollados. Y aunque, desde 2006, no ha vuelto a quebrar el sistema educativo español, hace años que se mantiene estancado. “La prioridad del sistema educativo es la gente, su formación y su continuidad. Y ello no se puede hacer sin la labor de los profesores. No son muchos, ni poco trabajadores. Es necesaria la existencia de un profesorado que no sólo transmita conocimientos en clase, también ha de hacer de guía y tutor. En ello radica el desarrollo y éxito de nuestro sistema”, subraya el titular de Educación.

El fracaso escolar y el abandono son las dos características que suponen el lastre de la educación española. “A ello se ha de añadir, además, el fenómeno de la inmigración. Nuevos alumnos provenientes de otras culturas y acostumbrados a otro sistema educativo tienen que incorporarse a las aulas españolas sin ningún tipo de sesiones preparatorias”, explica María Jesús G., pedagoga granadina, destinada hace años a uno de los centros de titularidad española en Marruecos. Según María José, la multiculturalidad en las aulas tienen muchas connotaciones positivas, pero a largo plazo, “a corto plazo suponen un periodo de recesión en el cuál se adaptan los alumnos y que se traduce en los nefastos resultados que España obtiene en comparación al resto de países de la OCDE”, agrega.

 

Más horas lectivas y más alumnos

Mientras Esperanza Aguirre proponía hace unos meses separar a los alumnos más destacados del resto mediante la creación de un bachiller de excelencia, hoy, la comunidad que ella misma preside aboga por acumular un mayor número de alumnos en las aulas, reducir la plantilla de docentes e incrementar las horas lectivas. “No es lícito separar al alumnado, sobre todo, si se trata del sistema público, de la misma forma que es erróneo cargar al profesor con más responsabilidad de la que ya tiene”, apunta María José, quien advierte de la peligrosidad de que muchos alumnos no sean lo suficientemente atendidos y ello redunde en el incremento del fracaso y abandono escolar. “Recortar en educación es recortar en el desarrollo futuro del país”, recalca el ministro de Educación.

Navarra tiene previsto incrementar en una hora el tiempo lectivo, pasará de 17 a 18 horas. Madrid, en donde las horas lectivas ya son de 18, pasarán a 20, al igual que en Castilla- La Mancha y Galicia. Estas dos últimas, además, pretenden incrementar en infantil dos horas, de 23 a 25 y en primaria cuatro horas, de 21 a 25. Según los sindicatos de profesores, quienes han protagonizado diversas protestas a lo largo de las últimas semanas contra estos cambios, advierten de que las reformas dejarán en la calle a 3.000 profesores en Madrid, entre 300 y 500 personas en Castilla-La Mancha y más de 300 en Navarra. “Los profesores ya han mostrado su solidaridad cobrando menos”, recordó Gabilondo, a la vez que manifestó la necesidad de establecer por ley un techo de gasto y recorte en las materias que garantizan el Estado de Bienestar.