Libia: Tribus y beréberes inquietan al CNT

 

En el momento de redactar estas líneas, rebeldes libios y soldados leales a Muamar Gadafi intercambian disparos en las calles de Syrte, la ciudad natal del otrora indiscutido “Guía Supremo” y uno de los últimos bastiones del depuesto régimen. Pero, el control de Syrte o dar con el paradero de Gadafi y algunos de sus hijos no es lo que más preocupa al Consejo Nacional de Transición (CNT). Desde hace algunos días, varias tribus, tanto del este como del oeste del país magrebí, no han cesado de blandir toda una serie de reivindicaciones políticas.

Las entidades tribales en cuestión consideran que se encuentran infra-representadas en el nuevo poder, reclamando, de paso, una mayor equidad en la distribución de riquezas de la nueva Libia. Además, en algunas localidades donde el CNT ha querido asentar su presencia, se han sucedido los enfrentamientos con las poblaciones locales, que rechazaban la tutela del nuevo poder. Anticipándose a eventuales peligros, el CNT ha procedido a la retirada en algunas de estas localidades sustraídas a Gadafi de los combatientes llegados de Benghazi y Misratah, reemplazándolos por hombres armados oriundos de las propias ciudades tomadas.

Por otra parte, son muchos los ciudadanos libios que quieren saber quiénes son los miembros del CNT cuyos nombres no se han hecho públicos. De las 31 personalidades que componen el CNT, sólo algunos de sus miembros son conocidos del gran público. Sobre otro frente, los insurgentes beréberes quieren acelerar la cadencia de las reformas, exigiendo el total y completo reconocimiento de la dimensión amazigh de Libia. Ejemplo paradigmático en este sentido es la región de Jebel Neffusa, para la que reivindican la preponderancia de la lengua beréber frente al, hasta ahora, indiscutido árabe oficial.

El hecho identitario genera grandes tensiones en el seno del CNT. Y es que muchos islamistas ya han denunciado las intenciones de los beréberes, a quienes atribuyen veleidades laicas e independentistas. Ante esto, analistas y observadores coinciden en afirmar que de la capacidad del CNT para pacificar su propio campo político y afrontar los acuciantes retos que se presentan dependerá el éxito – o fracaso – de la transición libia. “Lo más duro está aún por llegar”, confiesa a Correo Diplomático un funcionario europeo establecido en Trípoli. “Contrariamente a lo que se piensa, lo fácil era echar a Muamar Gadafi del poder”, sentencia éste.

 

Un comentario sobre “Libia: Tribus y beréberes inquietan al CNT

  • el 22/10/2011 a las 05:14
    Permalink

    Marruecos ya reconoció a su población amazigh, ¿por qué no Libia y los demás paises norafricanos?
    Los amaziges tienen los mismos derechos a la “libertad cultural”, a la “igualdad de oportunidades” que los arabohablantes.

Comentarios cerrados.