La CIA prevé guerra entre Irán y Turquía

 

Las relaciones entre Turquía e Irán, los dos principales países de la región, no pasan por su mejor momento. Desde la llegada al Gobierno del islamista de Recep Tayyip Erdogan, los mulás de Teherán asisten a la ingerencia incesante del dirigente turco en todos y cada uno de los dossiers que antes acaparaba Irán en la región. Entre otros, el conflicto israelo-palestino. Ankara, que hoy en día dispone de buenas relaciones con el Hamas palestino, no cesa de ejercer presión sobre el ejecutivo israelí. Por otra parte, y lo más molesto para el régimen de Teherán, es el papel de Turquía en Siria.

Erdogan se ha manifestado en varias ocasiones contra la represión de las autoridades de Damasco contra su población civil, amenazando incluso con hacer caer a Bachar Al Assad y a toda su familia. Un escenario inaceptable a todas luces para Irán, para quien Siria, su aliado más fiel en la zona, le aporta una importante profundidad geoestratégica en la región. Teherán considera que Ankara están en total y absoluta connivencia con “el imperialismo americano”. Según unos recientes informes elaborados por la CIA, no se descarta una confrontación militar directa entre ambos estados si el actual estado de cosas bilateral llega a agravarse aún más.

 

Cuenta atrás en marcha

Para la agencia de inteligencia estadounidense, es Siria precisamente quien puede desencadenar en primer término las hostilidades. Damasco dispone de capacidad balística suficiente para atacar las bases de la posición siria sitas en la región de Anatolia, en Turquía. No teniendo el régimen de Al Assad la entidad suficiente para hacer frente al gigante turco, Irán no dudaría en ir al rescate de su país satélite, atacando las bases norteamericanas de Incerlik, Izmir e incluso Ankara. Este podría provocar una guerra generalizada entre los dos países, Irán y Turquía, con graves consecuencias para toda la región, que se vería directa implicada en la contienda.

“Los dos imperios, el turco y el persa, se han enfrentado a menudo en el pasado. Son enemigos por herencia. Hoy, paradójicamente en un momento en que el poder en Turquía está en manos de los islamistas, existe un acusado riesgo de contienda armada entre ambos estados”, explica a Correo Diplomático un responsable de la OTAN en Bruselas. El Estado Mayor turco considera a Irán, desde hace tiempo, una potencial amenaza. El ejército del otrora imperio de la sublime puerta es laico y proamericano, sin afinidad alguna con Irán. “Es una cuestión de tiempo que se desaten las hostilidades”, considera éste responsable de la OTAN. La cuenta atrás está en marcha.