Senegal al borde de la explosión social

 

El denominado M23, el Movimiento Ciudadano Senegalés, ha asegurado a Correo Diplomático que “el país puede explotar si el actual presidente no retira su candidatura para las presidenciales de febrero de 2012”. A pesar de que la Constitución de Senegal no permite a ningún jefe de Estado desarrollar más de dos mandatos consecutivos, el presidente, Abdoulaye Wade, pretende presentarse para desempeñar un tercer mandato de forma ininterrumpida, lo cual ha abierto una acusada crisis política en el país africano. “Wade, quien ya no tiene legitimidad alguna, pretende llevarnos al abismo y provocar una revuelta a gran escala en Senegal, que representa un riesgo para el país y para la estabilidad de toda la región”, se destaca desde el M23, que reúne a más de 150 organizaciones de la sociedad civil senegalesa.

Desde el Movimiento Ciudadano Senegalés se pone de relieve que el discurso del presidente Wade se ha endurecido durante las últimas semanas. “Ya no duda incluso en amenazar directamente a sus adversarios políticos con el fin de intimidarlos”, precisa a Correo Diplomático Alioune Tine, uno de los portavoces del M23. Es por ello que desde la sociedad civil senegalesa demanda la presión de la comunidad internacional para que Wade abandone definitivamente el poder. “Debemos evitar el golpe de Estado constitucional y que ante la precariedad que vive el país, los continuos cortes eléctricos y las inundaciones que asolan ciertas regiones se pueda producir una revolución de mayores dimensiones incluso que las de los países árabes”, asertan desde el M23.