El escote de “la Trini”

 

Las ministras socialistas no pasan desapercibidas. Si hace apenas unos días eran las piernas de Carmen Chacón, titular de Defensa del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, la que dejaba atónitos a los caballeros, ahora el centro de atención no es otro que el escote de Trinidad Jiménez, la jefa de la diplomacia española. Con un vestido largo de noche, poco formal, y con una pronunciada abertura en la pechera que dejaba bien a la vista el canalillo de la señora ministra, acudió Jiménez a las 11h al Palacio Real de Madrid para la presentación de las cartas credenciales de los embajadores extranjeros ante el Rey de España. Queda claro que la ministra, que ya fue criticada por llevar una “chupa” de cuero en un acto oficial, antepone  su estilo ante cualquier imperativo protocolario.