Timoshenko aleja a Ucrania de la UE

Paco Soto. Varsovia.

 

 

La condena a siete años de cárcel impuesta a la ex primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, está empezando a pasar factura al presidente de este país de Europa del Este que perteneció a la URSS, Viktor Yanukovich. Bruselas, que está en proceso de negociación con Kiev para intensificar las relaciones políticas y económicas, decidió anular una visita del presidente Yanukovitch a la capital europea. Según fuentes comunitarias, la visita no fue cancelada sino aplazada. La portavoz de la UE, Karolina Kottova, explicó que “la visita ha sido aplazada hasta otra ocasión, cuando las condiciones sean más favorables para lograr progresos en las relaciones bilaterales entre la UE y Ucrania”.

Después de la condena contra Timoshenko, la UE hizo saber que “tenemos que enviar a la opinión pública ucraniana un mensaje fuerte, en el que quede claro que los derechos humanos y las normales relaciones entre la oposición y el poder son una cuestión primordial para la democracia”. Brusela acusa a Kiev de haber dictado una sentencia política contra Timoshenko. La respuesta de Ucrania no se hizo esperar. La Rada (Parlamento) decidió posponer el voto de la despenalización del artículo del Código Penal por el que Timoshenko fue condenada y cuya modificación hubiera supuesto la anulación del veredicto. Las autoridades ucranianas aseguran que la ex primera ministra es una “delincuente” que firmó un acuerdo gasístico con Rusia que perjudicó los intereses de su país.

 

Críticas sin fundamento

En una entrevista con la cadena de televisión Euronews, el presidente Viktor Yanukovitch rechazó las críticas europeas contra el sistema judicial y político de Ucrania. “Las reformas del sistema judicial no es un asunto que deba inquietar a los líderes de la UE. Porque hace más de un año empezamos a trabajar en ello. Empezamos a pensar en decisiones sistemáticas. Y no lo estamos haciendo para avanzar en el proceso de integración en la Unión Europea, sino por nuestro propio bien. Sabemos que nuestros estándares legales necesitan una reforma, un cambio”, dijo el jefe del Estado.

Sobre la condena a Yulia Timoshenko, el mandatario ucraniano manifestó: “Se puede afrontar desde dos puntos de vista: uno político y otro criminal. Estamos hablando de evasión fiscal, de pérdidas para el presupuesto nacional, del gas que nunca llegó a los clientes que debía y que fue vendido al pueblo ucraniano. En definitiva, estamos hablando de las pérdidas que ha sufrido este país por su gestión”.Yanukovich se mostró convencido de que la UE se equivoca cuando critica a Kiev, porque “los únicos que tienen la capacidad de pronunciarse al respecto son los jueces”. Aseguró que como jefe del Estado, “jamás me he servido de mi posición para presionar a los legisladores o a los jueces. Y en realidad, a mi me gustaría que Yulia Tymoshenko fuera capaz de probar su inocencia. Pero si cometió un error, y ese error lo está pagando el país entero, debería admitirlo”.

 

Guerra de clanes

Por otra parte, en declaraciones a la agencia de noticias rusa Ria-Novosti, el investigador Igor Chichkine explicó que lo que ocurre en Ucrania con la condena a Timoshenko es “una lucha de clanes por el poder”. A su juicio, “se trata de una guerra entre el clan que representa Viktor Yanukovitch, y detrás de él importantes fuerzas electorales y grandes empresas, y el clan y las fuerzas que están detrás de Yulia Timoshenko”. El investigador apunta que “probablemente tendrán que dejar en libertad a Timoshenko, pero sus adversarios no lo harán porque se hayan hecho más tolerantes y hayan decidido vivir en paz con todo el mundo, sino porque les habrá sido imposible eliminar a su rival político”.