Bulgaria: La derecha gana sin mayoría

Paco Soto. Varsovia.

 

El candidato independiente Rossen Plevneliev deposita su voto durante la jornada electoral en Bulgaria.

 

Rosen Plévneliev, el candidato del partido Ciudadanos para el Desarrollo Europeo (GERB, centroderecha), ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Bulgaria, pero no consiguió la mayoría absoluta (50% de los votos más uno). Plévneliev alcanzó el 40% de los sufragios. En segunda posición se situó el presidenciable del PSB (socialista), Ivailo Kalfin, que consiguió el 30% de los votos, y la candidata independiente Meglena Kuneva logró el tercer puesto con el 14% del escrutinio. El ultraderechista Volen Siderov, candidato del partido xenófobo Ataka, consiguió menos del 4% de los votos y la formación de centroderecha Coalición Azul, el 3%.

Como ninguno de los dos principales candidatos consiguió la mayoría absoluta de sufragios (50% más uno de los votos), el 30 de octubre se celebrará una segunda vuelta de las presidenciales. Según los analistas, la victoria definitiva de Plévneliev consolidaría el poder de la derecha, que gobierna el país de la mano del primer ministro, Boiko Borisov, y controla el Parlamento. La participación electoral fue muy baja: 42%. En las elecciones municipales el partido GERB también fue el vencedor. Consiguió el 38% de los mandatos, por delante del PSB (24%) y del MDL (minoría turca), que logró el 6,7% de los votos. La derecha alcanzó la victoria en la primera vuelta en la capital del país, Sofía, al conseguir su actual alcaldesa, Yordanka Fandukova, el 51% de los votos. El alcaldable conservador de Burgas, Dimitar Nikolov, también se situó como ganador en la primera vuelta. En otras grandes ciudades, como Plovdiv y Varna, se tendrá que celebrar una segunda ronda.

 

Compra de votos

La presencia de seis organismos internacionales que supervisaron los comicios presidenciales y locales, no impidió que se produjeran irregularidades y problemas administrativos durante la jornada electoral. El PSB alegó que en la ciudad de Smolyan, un concejal candidato de GERB había quebrantado la ley mediante el envío de un mensaje de texto pidiendo el voto para esta formación. Por su parte, GERB alegó que el líder del PSB, Sergei Stanishev, había infringido la ley de propaganda electoral a través de un canal privado de televisión.

Más del 12% de los electores reconocieron abiertamente que habían recibido dinero a cambio de votar por determinados candidatos. Esta práctica ilegal afecta al 98% de la comunidad gitana de Bulgaria, que sufre un alto nivel de paro y marginación socioeconómica. La ONG Transparency International (TI) denunció que en pueblos pequeños muchos ciudadanos vendieron su voto por unos 20 levas (10 euros), mientras que en las grandes ciudades y en las zonas marítimas los infractores llegaron a recibir hasta 200 y 300 levas (entre 150 h 200 euros). Varias personas fueron detenidas en diversos puntos de Bulgaria por incitar a la compra de votos. El Ministerio del Interior aseguró, sin embargo, que la votación se había desarrollado sin problemas graves.