Jiménez busca en Rabat pistas sobre los cooperantes secuestrados

Ouissal El Hajoui / David Alvarado. Rabat.

 

Jiménez y Fassi-Fihri durante su comparecencia conjunta ante los medios en el ministerio de Asuntos Exteriores de Rabat (Fotografía: Mohamed El Hamzaoui)

 

El secuestro de dos cooperantes españoles y un italiano en las proximidades de Tindouf ha protagonizado la primera visita oficial de la ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez. La jefa de la diplomacia española ha asegurado en Rabat que “el Gobierno de España trabaja de forma intensa con los estados de la región magrebí con vistas a una pronta liberación de los cooperantes españoles secuestrados en los campamentos del Frente Polisario (sudoeste argelino)”.

En comparecencia ante los medios de comunicación junto a su homólogo marroquí, Taieb Fassi-Fihri, con quien mantuvo previamente una reunión de más de una hora de duración, la jefa de la diplomacia española no quiso especular sobre quiénes son los posibles autores del rapto “ante la falta de informaciones fiables y contrastadas”, dijo. “Intentamos mantener el mayor número de contactos posibles, a todos los niveles, y gestionar el asunto con la mayor discreción en aras de una pronta liberación de los secuestrados”, aseguró Jiménez.

La titular de Exteriores no quiso dejar pasar la ocasión para agradecer a Marruecos su “solidaridad, predisposición y colaboración en aras de una pronta liberación de los cooperantes”. Para Jiménez, “la estrecha cooperación que existe entre Madrid y Rabat en materia de Interior y de cooperación antiterrorista puede ser de gran utilidad para ayudar a resolver esta situación, como ha ocurrido en otras ocasiones”.

 

La pista de AQMI

En esta línea, Fassi-Fihri recordó la “colaboración ejemplar” de Marruecos cuando se produjo el secuestro, a finales de 2009, de tres cooperantes de la asociación Barcelona Acció Solidaria en el norte de Mauritania. “Nos encontramos ante el mismo tipo de caso, ya que en aquella ocasión los reos también habían sido conducidos por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) al norte de Malí y el intercambio de informaciones entre Marruecos, Argelia y Mauritania fue muy importante”, aseguró el ministro de Exteriores marroquí.

Frente a la cautela mostrada por la ministra española, su homólogo marroquí no dudó en apuntar a la responsabilidad de Estado argelino en el secuestro de los cooperantes españoles. “Se trata de una de las regiones más militarizadas y seguras del mundo. El secuestro se ha producido en un campamento cerrado, vigilado por varias unidades del ejército argelino y del Frente Polisario, lo cual nos lleva a plantearnos qué tipo de seguridad existe en los campamentos de Tinduf, de quién son responsabilidad y qué tipo de ley de aplica en la zona”, inquirió Fassi-Fihri. Para éste, “Argelia es la gran responsable de la seguridad de los extranjeros y de los propios saharauis sobre su territorio”.