ENTREVISTA: Mª Teresa Fdez. de la Vega

“La alianza de civilizaciones es la solución a la crisis”

Ouissal El Hajoui – Rabat

 

La ex portavoz del Gobierno de España durante un momento de su intervención, en el Instituto Cervantes de Rabat.

 

A escasos días de las elecciones generales españolas, la ex vicepresidenta primera y portavoz del Ejecutivo de José Luís Rodríguez Zapatero y miembro permanente del Consejo de Estado, María teresa Fernández de la Vega, considera que la solución a la crisis no está en manos del futuro Gobierno de España. Para de la Vega, que recientemente dio una conferencia en el Instituto Cervantes de Rabat, “una crisis global sólo se puede solucionar a través de una política global.

 

Pese a todas las medidas que con urgencia ha adoptado el ejecutivo español para mejorar la situación económica, el paro ha vuelto a aumentar. ¿Qué ha de hacer España para salir de la crisis?

Estamos viviendo un cambio de época. Y en esta nueva época España, por sí sola, no puede solucionar sus problemas internos, porque esos problemas son internacionales y globales. La crisis que hoy padece el mundo entero se debe a que la economía, que se mueve en parámetros universales, ha colonizado a la política, que es local. Este es uno de los riesgos del fenómeno de la globalización que hoy sufrimos y que sólo podemos solventar con la puesta en marcha de una política transnacional e interconectada. Hoy tenemos un ejemplo claro de esta situación, las bolsas de todo el mundo se han desplomado por la decisión particular del gobierno de Grecia a someter a referéndum el segundo plan de ayuda.

 

¿Cree que la austeridad del Estado debe primar sobre los derechos sociales?

El futuro Gobierno de España tiene la obligación, ante todo, de garantizar el bienestar y la iguladad de los ciudadanos. Debe trabajar por afianzar la alianza de civilizaciones porque es la solución a la crisis. Me han invitado a hablar de economía en un continente estratégico, en un país clave y en una capital importante. El entendimiento de las distintas culturas y civilizaciones es una prioridad en la agenda internacional, porque sólo la unión da la fuerza. Los ciudadanos tienen un rencor muy grande hacia la clase política porque entienden es la causante de todos sus problemas, pero no deben alejarse de la misma. El voto de los ciudadanos es la única garantía de democracia que tenemos.

 

¿Cuáles serán las consecuencias de la crisis económica sobre la política?

Como ya ha pasado en muchas ocasiones, el descontento de los ciudadanos da lugar al auge de la extrema derecha, de la xenofobia y el populismo. El neoliberalismo más férreo está volviendo a ganar terreno, lo cuál supone que las personas estemos al servicio del mercado y no al revés. En esta ocasión, y de forma paralela, ha nacido un movimiento que carga contra todo el sistema establecido, que exige un cambio estructural, es el movimiento de los indignados, que ha nacido en España y se ha propagado por todo el mundo.

 

Durante su etapa en el Gobierno de España se destacó como una firme defensora del papel de la mujer y de la igualdad de género. ¿Qué rol cree que tiene la mujer ante esta nueva era? 

Es la clave de todo. La mujer es quien impulsará la economía. De hecho, el grado de desarrollo de un país se mide por la participación femenina en la vida política, social y económica. El mejor ejemplo del papel imprescindible de la mujer se manifiesta en la primavera árabe. De forma muy inteligente las mujeres han sabido aprovechar la ocasión para imponerse. En algunos países están avanzado con pasos de gigante, como es el caso de Marruecos, quien está adoptando importantes medidas de igualdad. En otros están empezando a hacerse oír, como en Arabia Saudí, en donde han conseguido el voto. Lo que es evidente es que la mujer es el motor de la paz y prosperidad. El premio nobel de la paz de este año ha ido a parar en manos de mujeres, y precisamente, de países aún en crecimiento.