Los tuareg al rescate del hijo de Gadafi

 

Seif el-Islam, el más buscado de los hijos del difunto Muamar Gadafi, ha cruzado la frontera entre Libia y Níger el 25 o 26 de octubre, según ha podido saber Correo Diplomático. El vástago del ex dictador libio estuvo en todo momento protegido por varias decenas de combatientes tuareg próximos a los ex rebeldes nigerinos Rhissa Ag Boula y Agaly Alambo, actualmente consejeros, respectivamente, de Mahamadoui Issoufou, jefe del Estado, y Hama Amadoui, presidente de la Asamblea Nacional. A principios del pasado mes de septiembre, Saadi Gadafi, otro de los hijos del fallecido líder libio, ya había llegado a Níger con la ayuda de Alambo, antes de entregarse voluntariamente a las autoridades del país.

El que estaba llamado a suceder a su padre al frente de Libia, Seif el-Islam, es actualmente reclamado por la Corte Penal Internacional para ser juzgado por “crímenes contra la humanidad”. Fuente tuareg han asegurado a Correo Diplomático que Seif el-Islam busca encontrarse con Abdallah al-Sennousi, el antiguo jefe de los servicios secretos libios, quien se encuentra refugiado en el norte de Malí, en paradero desconocido, tras haber llegado hasta allí también con la ayuda de los rebeldes tuareg, en esta ocasión del líder Ibrahim Ag Bahanga, muerto a finales de agosto en un accidente de coche.

Para los expertos en seguridad y, particularmente, en el Sahel, el norte de Malí es el mejor escondite posible, ya que el régimen de Bamako apenas sí controla esta amplia extensión desértica. Precisamente, es en esta zona donde todos los indicios apuntan a que podrían encontrarse los dos españoles recientemente secuestrados en un campamento del Frente Polisario, en Tinduf, por Al Qaeda en el Magreb Islámico.

 

“Para ellos, explica fuente segurida,d el norte de Malí es el mejor escondite posibl,e ya que el régimen no controla nada”.