Polonia reabre el dossier de Auschwitz

Paco Soto – Varsovia

 

 

El Instituto de la Memoria Nacional (IPN), un organismo del Estado polaco que persigue los crímenes del nazismo y del comunismo en Polonia, ha iniciado una nueva investigación sobre el exterminio que se llevó a cabo en el campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau entre los años 1940 y 1945. Según los historiadores, en este lugar de muerte y desolación situado en el sur de Polonia, los nazis asesinaron a un millón y medio de personas. La mayoría eran judíos de nacionalidad polaca, pero también murieron muchos gitanos, homosexuales, prisioneros de guerra soviéticos, sacerdotes y resistentes católicos e intelectuales polacos.

La decisión del IPN clausurará una investigación sobre el exterminio de Auschwitz iniciada en 1970 por el régimen comunista polaco. Los expertos calculan que todavía viven unos 500 supervivientes de Auschwitz, algunos de los cuales serán entrevistados por los especialistas del IPN. Según esta institución del Estado, la investigación reunirá nuevos materiales sobre la vida diaria en el campo de exterminio de los detenidos y los trabajadores y sobre otros aspectos como la organización jerárquica de Auschwitz, los experimentos médicos y los trabajos forzados. Los investigadores se han fijado el objetivo de encontrar con vida a algunos de los empleados del campo de exterminio.

Si lo logran, “se les acusará de crímenes de guerra contra la nación polaca”, según dijo el representante del IPN en Cracovia, Piotr Piatek. La mayoría de estos criminales ya fueron juzgados en Polonia después de la Segunda Guerra Mundial, bajo la acusación de crímenes contra la patria, pero los juicios finalizaron en 1956 tras un decreto de una amnistía aprobado por el régimen comunista. Las autoridades polacas iniciaron investigaciones entre los años 1960 y 1970 sobre los crímenes de Auschwitz, pero éstas se cerraron en la década de 1980 sin ningún tipo de acusación.

 

Última condena

La última vez que Polonia procesó a un criminal nazi fue en 2001, cuando un polaco, Henryk Mania, fue condenado a ocho años de prisión por tomar parte en actos de genocidio en el campo de exterminio de Chelmno. El IPN no descarta buscar a nuevos culpables que trabajaron al servicio de los nazis en campos de exterminio en Polonia como los de Treblinka, Chelmno, Belzec y Sobibor. Los investigadores del IPN barajan que la cifra definitiva de las víctimas del exterminio nazi en Auschwitz sea de dos millones de seres humanos. Este campo de exterminio es el principal símbolo de la barbarie del Holocausto.