Éxodo de capital griego hacia Bulgaria

Paco Soto – Varsovia

 

 

La grave crisis económica y financiera que vive Grecia ha obligado a muchas de sus empresas a trasladarse a otros países de la Europa balcánica. En este sentido, según informan los medios búlgaros, Bulgaria se ha convertido en un destino principal para los empresarios griegos. Los motivos son varios: Bulgaria tiene un impuesto sobre la ganancia empresarial muy bajo (10% frente a 28% en Grecia) y el costo de la mano de obra en este país es cuatro veces inferior al del Estado heleno.

En los últimos dos años, dos mil compañías griegas han trasladado sus negocios a Bulgaria. El capital invertido es de unos mil millones de euros. Estos datos oficiales fueron comunicados por el ministro de Finanzas búlgaro, Simeón Diánkov, en una entrevista concedida al periódico alemán Die Welt. Por su parte, la edición de Greek Reportes informó de que hasta finales de año se espera que unas 800 nuevas compañías griegas trasladen sus negocios a Bulgaria. Según Greek Reportes, el volumen de negocios de las firmas griegas en el país balcánico es de unos 3.000 millones de euros, y se han creado 100.000 puestos de trabajo.

Como informa la emisora pública Radio Bulgaria, “no hay municipio en Bulgaria en el que no hayan sido registradas empresas de capital netamente griego. Las preferidas son Sandánski, Blagoevgrad, Melnik y otras ciudades situadas en proximidad a la frontera con Grecia. Son atractivas para los empresarios helenos también Sofía y Plovdiv”.

Las compañías griegas orientan sus negocios a los más diversos sectores de la economía búlgara: la industria pesada, el textil, la alimentación y los servicios. Asimismo, este último año ha surgido una nueva moda entre los griegos y muchas compañías de transportes helenas, la de comprar automóviles en Bulgaria a un precio inferior del 15% al que pagarían por ellos en su país de origen. Compran los vehículos y los matriculan en Bulgaria a causa del bajo coste de los seguros en este país.

 

Ahorro

Además de refugio para los capitales helenos, Bulgaria también ha abierto sus puertas a los ahorros de los ciudadanos griegos que no se fían del futuro económico de su país. Muchos griegos han abierto depósitos bancarios en los bancos búlgaros, porque les parecen más seguros. En las zonas fronterizas entre ambos Estados estos depósitos, que alcanzan hasta varios miles de euros, se han convertido en una práctica masiva. También ha crecido notablemente el flujo de las remesas de los emigrantes búlgaros en Grecia.

Atenas ha puesto en marcha un plan para poner fin a la fuga de capitales, que se estima en 40.000 millones de euros desde el comienzo de la crisis económica, extendiendo las garantías públicas de los depósitos hasta finales de 2015. Según Radio Bulgaria, “el montante equivale a casi la tercera parte de la ayuda que Atenas ha pedido a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional. El gobierno teme que el retiro masivo del dinero del país desangre el sistema financiero y frustre los intentos de reconstruirlo”. Los expertos consideran que la fuga de capitales hacia los bancos búlgaros demuestra que las medidas del Gobierno griego no han dado buenos resultados.

 

País en desarrollo

Aunque Bulgaria es el país más pobre de la Europa comunitaria, su economía ofrece condiciones favorables para hacer negocios. Los impuestos son más bajos que en Grecia y el IVA también, y la burocracia para crear una empresa es menor en Bulgaria. Además, Bulgaria es el país de más baja deuda pública en toda la UE, el 18% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que la deuda griega asciende al 160% . El punto negativo es que, como advierten los expertos, la economía búlgara está en riesgo a causa de la crisis en la zona del euro, porque la tercera parte de la banca búlgara pertenece a corporaciones financieras griegas. Rumanía también es un país expuesto a la crisis griega.

Como explica en una entrevista con un portal de Internet rumano el analista financiero Aurelian Dochia, “Rumanía es una economía pequeña y expuesta a las fluctuaciones. La mayoría de los grandes bancos rumanos son filiales de bancos europeos que actualmente están confrontados a numerosas dificultades”. Según el experto, “el país puede verse afectado por la subida de tipos de interés, lo que afectaría al Estado y los particulares”. Aurelian Dochia cree que Rumanía no está en una situación “desesperada”, pero advierte que para hacer frente a la incierta situación económica internacional y la crisis de la deuda en Europa, Bucarest tiene que “contener el déficit al 3% del PIB en 2012” y evitar que se retraiga la inversión extranjera.

Un comentario sobre “Éxodo de capital griego hacia Bulgaria

  • el 08/11/2011 a las 17:44
    Permalink

    Los ciudadanos griegos deben estar forrados pues no dan abasto a llevar empresas y fortunas a otros países. Al mismo tiempo temen que su Estado dé en quiebra. ¿Acaso el Estado no es de los ciudadanos griegos? Estos ciudadanos no parecen precisamente ser tan pobres como para no poder levantar su propio Estado.

    Pues si a ellos no les interesa, a nosotros tampoco. Fin de las ayudas para Grecia.

Comentarios cerrados.