Finanzas libias evolucionan favorablemente

Imagen del edificio del Banco Centra de Libia, en Trípoli.

 

El flamante nuevo gobernador del Banco Central de Libia (BCL), Gasem Azzoz, ha desmentido los rumores que aludían al robo de una gran parte de los haberes libios en divisas y oro por parte del fallecido Muamar Gadafi y uno de sus hijos tras la caída de Trípoli. Azzoz sí ha admitido, no obstante, que alrededor de un 20% de las reservas de oro habrían sido vendidas por el antiguo régimen. En total, 29 toneladas de oro que fueron vendidos por 1.400 millones de dólares el pasado mes de abril para que Gadafi y los suyos dispusieran de la liquidez necesaria para afrontar el pago de los gastos corrientes y  sufragar la guerra contra el Consejo Nacional de Transición (CNT).

Por otra parte, el gobernador del BCL dejó entender que los Gadafi habrían dispuesto enormes sumas de dinero fuera del sistema bancario del país, aunque no quiso – o no pudo – precisar su volumen exacto ni su paradero. Sin embargo, en cuanto a las dificultades financieras del CNT, Azzoz subrayó que la falta de liquidez de la banca local había sido resuelta. El motivo, que el BCL ha recibido el 65% de la totalidad de haberes del antiguo régimen que habían sido congelados por Gran Bretaña, que se estiman en unos 2 billones de dinares (1,2 billones de euros, aproximadamente).

El gobernador de la máxima institución financiera del país magrebí ha estimado que únicamente con esto se deberían cubrir los gastos corrientes de funcionamiento del Estado hasta finales de 2013. Azzoz insistió en que el CNT ha hecho una prioridad de la recuperación del dinero libio en el extranjero, que se estima en unos 90 billones de dólares.