Tony Blair gana millones asesorando a autócratas

Un sonriente Tony Blair estrecha la mano del presidente kazajo Nursultan Nazarbayev, en noviembre de 2006, cuando el laborista aún era primer ministro británico.

 

El ex primer ministro británico, el laborista Tony Blair, ha sido reclutado como consejero por Kazajistán por la módica suma de 9,2 millones de euros anuales. Tan elevada suma ha hecho pasar por alto al precursor del “nuevo laborismo” que la ex república soviética cargada de petróleo no es un modelo de democracia. En el poder desde 1989, cuando cayó el gigante soviético, Noursoultan Nazarbaiev, reelegido este mismo año con más del 95% de sufragios emitidos, no ha dudado en arrestar o incluso asesinar a sus opositores, amordazar a la prensa y, por supuesto, prohibir cualquier otro partido político que no sea el suyo propio.

A pesar de estos hechos, durante su último viaje a Kazajistán, Blair no dejó de felicitarse por “las extraordinarias realizaciones del país”. Blair conoció a Nazarbaiev en Londres, en 2000, con motivo de un viaje oficial del presidente kazajo a las islas británicas. El autócrata llegó ya entonces incluso a coger en brazos al hijo de Blair, Leo, que apenas contaba con medio año de edad. Desde entonces, los lazos entre Blair y Nazarbaiev no han hecho sino estrecharse, siendo el colofón la firma de tan cuantioso contrato para el asesoramiento de  la ex república soviética por Tony Blair Associates, la empresa de quien fuera gurú de la socialdemocracia a nivel planetario.

 

Consultor de éxito

Al ex primer ministro británico se le ha encomendado nada menos que la modernización de la economía kajaza, para lo cual es prioritario atraer a nuevos inversores internacionales. Para ello, Blair ha formado un equipo compuesto por, entre otros, Alastair Campbell, su ex director de comunicación cuando era primer ministro británico, y Jonathan Powel, su antiguo jefe de gabinete en Downing Street. Junto a ellos se sitúan otros nombres que han acompañado a Tony Blair a lo largo de su carrera política.

Y es que desde que Blair abandonó oficialmente el Gobierno de su país, se estima que éste ha conseguido amasar una fortuna cifrada entre 23 y 57 millones de euros. Entre los clientes conocidos de Tony Blair Associates figuran el ejecutivo de Kuwait, un fondo de inversiones en Abu Dhabi y la banca americana IP Morgan. Miembro del Cuarteto para Oriente Próximo desde 2007, arrecian las condenas de aquellos que critican la pobre acción sobre el terreno de Blair, a quien consideran más preocupado por su propia cuenta de resultados que por traer la paz a israelíes y palestinos.