Gazprom desvela sus ambiciones en Libia

 

A pesar de que varios responsables del Consejo Nacional de Transición (CNT) libio han afirmado que las empresas de aquellos países que no apoyaron en su momento la rebelión contra Muamar Gadafi verán sus contratos petrolíferos reexaminados bajo la nueva administración, la rusa Gazprom ha empezado a moverse ya con vistas a afianzar sus intereses en el país magrebí. A pesar de que Moscú no ha sostenido a los sublevados, el gigante petrolero de Rusia no oculta sus ambiciones de afianzar su ya de por si importante presencia en el sector libio de los hidrocarburos. De hecho, hace apenas unos días que la filial libia de Gazprom ya ha retomado sus actividades normales.

En esta línea, la petrolera italiana ENI ha confirmado la venta a Gazprom del 50% de sus partes, que suponen el 33% del total, en el pozo Elephant, situado en el sudoeste del país. Las reservas confirmadas de este yacimiento se estiman en unos 68 millones de toneladas de bruto según la agencia de información rusa RIA Novsoti, que evalúa el tercio que corresponde a Gazprom en unos 2 mil millones de dólares. El acuerdo entre ENI y Gazprom data del pasado mes de febrero, pero su firma se suspendió provisionalmente a consecuencia del conflicto armado que ha asolado Libia durante los últimos meses y que parece haber culminado con la sumaria ejecución de Gadafi.

 

Moscú confiado

Informalmente, el ministro ruso de Energía, Sergei Chmatko, habría afirmado que no cree que las compañías petroleras de su país se vean afectadas por el nulo apoyo del Kremlim al CNT durante la guerra contra las huestes de Muamar Gadafi. Chmatko se ha mostrado confiado en que tanto Gazprom como Tafneft retomen a la mayor brevedad posible su intenso ritmo de actividad en Libia, donde han invertido miles de millones de dólares estos últimos lustros en proyectos de exploración y explotación de crudo. El titular de Energía incluso se ha mostrado optimista de cara a la adjudicación a una empresa de su país de la tercera licitación pública para explotación de gas, aplazada el pasado año por la National Oil Corporation.