EXCLUSIVA. Argelia habría pagado el rescate de los rehenes españoles

Las autoridades de Argel habrían concluido un acuerdo con los responsables de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) para la inmediata liberación de los dos cooperantes españoles y la italiana secuestrados en un campamento del Frente Polisario en las proximidades de Tinduf (sudoeste argelino). Según han confirmado a Correo Diplomático fuentes de seguridad francesas que siguen de cerca las evoluciones terroristas en la región saheliana, “los rehenes estarían siendo exfiltrados (sic) en estos mismos momentos del norte de Malí, donde permanecían retenidos, hacia un destino aún desconocido dentro del mismo país, para ser puestos en libertad”.

Estas mismas fuentes aseguran que Argelia habría pagado un millón de dólares en efectivo por cada uno de los secuestrados. Por los dos españoles y la italiana, por tanto, el monto total de la operación ascendería a tres millones de dólares. El encargado de supervisar, de inicio a fin, las negociaciones, el pago y la ulterior liberación de los rehenes sobre el terreno, desde algún punto indeterminado del desértico sur argelino, ha sido el general Mohamed Tawfik, alias Mediene, el máximo responsable de la Dirección de Inteligencia y Seguridad argelina (DRS, en sus siglas en francés). El DRS, que ha sido el encargado de gestionar tan delicado dossier, es la institución equivalente en Argelia al Centro Nacional de Inteligencia, CNI, en España.

Los secuestrados se encontrarían retenidos en algún lugar del no man’s land situado entre el sur de Argelia y el norte de Malí, lejos del control efectivo de los respectivos estados. Las fuentes de Correo Diplomático han confirmado que los cooperantes serán puestos en libertad durante las próximas horas, “a lo largo de la tarde o la tarde noche de hoy”. En los términos del acuerdo alcanzado entre los terroristas y el DRS argelino, se contempla que estos sean entregados a las autoridades de Bamako. Para ello, se prevé que los reos sean depositados en algún punto de la geografía maliense acordado de antemano, donde puedan ser recogidos por una unidad del ejército maliense encargada de conducir a los cooperantes a una zona segura para preparar la posterior repatriación a sus respectivos países de origen, España e Italia.

 

AQMI y el Polisario

El rapto se produjo a medianoche del 22 de octubre, cuando los cooperantes que trabajan en Rabuni, en los campamentos saharauis del suroeste de Argelia, se encontraban descansando. En el forcejeo con los captores, Gonyalons resultó herido leve y uno de los guardias del campamento fue herido de bala. Fernández es miembro de la Asociación Extremeña de Amigos del Pueblo Saharaui y Gonyalons trabaja en la ONG vasca Mundubat. Por su parte, la italiana Rosella Urru trabaja en el Comité de Cooperación Italiano para la Liberación de los Pueblos y había llegado hacía tres años a los campamentos de refugiados saharauis.

El secuestro contó con la colaboración de elementos del Frente Polisario, tal y como confesó un mediador a AFP. “Los combatientes de AQMI que fueron a los campos de refugiados del Polisario a participar en la operación de secuestro no estaban armados. Tenían cómplices en los campos, miembros y simpatizantes de AQMI, que proporcionaron las armas y que procedieron a identificar a los rehenes para su captura”, dijo en su momento la señalada fuente a la AFP. Según elementos de inteligencia occidentales, tras el secuestro se hallaría Mokhtar Belmokhtar, emir de AQMI que también dirigió el secuestro de otros tres cooperantes españoles en el norte mauritano a finales de 2009.