Derecha radical polaca al borde de la ruptura

Paco Soto – Varsovia

 

Zbigniew Ziobro, joven político de Cracovia que fue diputado y ministro de Justicia del Gobierno de Jaroslaw Kaczynski, es el protagonista de la rebelión.

 

Un mes después de las elecciones legislativas polacas que dieron la victoria al liberal Donald Tusk, el partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS) de Jaroslaw Kaczynski está al borde de la ruptura. Kaczynski perdió las elecciones presidenciales y generales, y está cada vez más cuestionado dentro su partido. El PiS ya sufrió este año una escisión de una corriente que dio nacimiento al grupo Polska Jest Najwazniejsza (PJN). Pero el peligro es ahora mucho mayor, porque el protagonista de la rebelión interna es Zbigniew Ziobro, un joven y ambicioso político de Cracovia que fue diputado en el Parlamento y ministro de Justicia del Gobierno de Jaroslaw Kaczynski.

El rebelde derechista está encausado por un delito de espionaje político e implicado en otros asuntos de dudosa legalidad, ha sido un importante dirigente del PiS y es europarlamentario de esta formación. En 2006, fue elegido “personaje del año” por el semanario polaco Wprost. Sus ideas políticas son abiertamente de extrema derecha. En su etapa de ministro de Justicia, quiso imponer a Polonia una “revolución moral” conservadora que provocó una enorme preocupación en la Unión Europea (UE), y prometió una lucha sin cuartel contra la corrupción, “los ricos” y “las mafias oligárquicas” que no llevó a cabo. A Ziobro lo llamaban el “sheriff” en los mentideros políticos y periodísticos de Varsovia, y a medida que el Ejecutivo de Kaczynski iba debilitándose, el joven ministro ultraconservador iba acumulando poder y ganándose también el rechazo de la oposición de centroderecha y de izquierda.

 

40 diputados

Los partidarios de Ziobro en el PiS son numerosos y “se están preparando para construir su propio partido”, aseguró el eurodiputado del PiS Ryszard Czarnecki. El dirigente díscolo podría conseguir el apoyo de unos 40 diputados, de muchos militantes, sobre todo en el sur del país, y del 20% del actual electorado del PiS. Su objetivo es fundar un partido a la derecha del PiS, ultranacionalista polaco y católico integrista. “Está claramente a la derecha de Kaczynski y se prepara para crear un nuevo partido de corte populista y ultra”, explicó a Correo Diplomático el comentarista político y jefe de los servicios informativos de Polskie Radio (emisora pública) Mariusz Borkowski.

Kaczynski y los órganos dirigentes del partido les dieron hace unos días un ultimátum a Ziobro y sus seguidores: tienen que abandonar la disidencia, dejar de aparecer en los medios y ponerse a disposición del líder. A cambio mantendrán sus cargos en la cúpula del partido. Ziobro rechazó la propuesta y denunció las presiones ejercidas por la cúpula del PiS. Para el diario conservador Rzeczpospolita, “el ex ministro de Justicia es un clono de Jaroslaw Kaczynski, pero en peor. Es menos experto y menos inteligente. Su partido, si llega a constituirse, será como mucho una imitación malograda del PiS”.

 

Radio Maria

Según informaciones periodísticas, el nuevo partido de Zbigniew Ziobro podría tener el apoyo explícito de Radio María, una poderosa emisora católica de extrema derecha dirigida por el sacerdote redentorista Tadeusz Rydzyk, que cuenta con el sostén de una parte sustancial del Episcopado polaco. En opinión de Jan Filip Libicki, un ex miembro del PiS, “para muchos observadores de la escena política no es ningún secreto que el padre Tadeusz Rydzyk tiene mucha intuición política, y dará su apoyo a un nuevo proyecto de partido si ve que tiene perspectivas”. Los observadores políticos destacan que la rebelión de Ziobro divide a la derecha radical, lo que dará más fuerza al centroderecha liberal y la izquierda. También coloca a Kaczynski en una situación de debilidad y aislamiento.