Putin recurre al sexo para atraer el voto

 

Una chica atractiva llega al colegio electoral para votar y se encuentra con un joven con el que tontea. La atracción llega a tal punto que mantienen relaciones sexuales tras la cortinilla de voto. Ante los pésimos resultados que todas las encuestas auguran en las elecciones del próximo  4 de diciembre, Vladimir Putin, candidato a la presidencia rusa, sabe que el sexo, pese a las críticas, llama la atención. Si hace unas semanas se desataba la polémica con el video que circulaba por la red en Hungría para promover la inscripción en el censo electoral valiéndose también del elemento sexual, ahora se pone en cuestión el método usado por el partido Rusia Unida, del candidato Putin. Entre las cosas que esta formación pasa por alto, la privacidad del voto, un elemento harto fundamental en cualquier sistema democrático.