¿Quién ha votado islamista en Marruecos?

 

Carismático, directo, realista y honesto, estas son algunas de las cualidades de Abdelilah Benkirane que han seducido a los marroquíes, tanto los que han podido acudir a las urnas como los que no. “Disto mucho de la ideología islamista, pero el Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD) es el único que ha presentado un programa electoral claro, sin contradicciones ni falsas promesas”, declara Dunia, médico de 37 años en el colegio electoral de Agdal, un barrio de clase media de Rabat. De distintas clases sociales, con o sin estudios, mujeres y hombres, jóvenes y adultos, el electorado a favor de Benkirane es heterogéneo, pero con un deseo común, acabar con la corrupción en el reino. “Benkirane nos ha hablado con un lenguaje que entendemos todos los marroquíes. Yo, que jamás he tenido la oportunidad de acudir a una escuela, entiendo y comparto las ideas del líder del PJD”, subraya Jadiya, de 49 años en el colegio electoral de Ain Diab, en Casablanca.

Por vez primera, el PJD, de tendencia islamista, aunque “moderada”, ha ganado las elecciones. Y por primera vez han sido éstos los comicios más democráticos en los que han participado los marroquíes, según analistas y observadores. “Tener un gobierno de tendencia islamista da muy mala imagen a Marruecos de cara al exterior, y por ello, los poderes ocultos del reino han hecho todo lo posible hasta ahora por mantener a los islamistas al margen”, declara Hassan el Jeffali, encargado de asuntos islámicos en el Secretariado de inmigración de Convergencia i Unió. Benkirán, ya había declarado a Correo Diplomático que, en caso de ser él el Primer Ministro, va a mantener un diálogo permanente con los vecinos europeos más inmediatos, “nada va a cambiar en la política exterior marroquí. Eso sí, queremos que se respeten a los marroquíes que residen fuera de nuestras fronteras”, destacó el líder del PJD, a la vez que recuerda que la prioridad del nuevo gobierno es sanear la política interior del reino jerifiano.

 

Jóvenes y universitarios con el islamismo “moderado”

Con una pirámide demográfica joven, los ciudadanos marroquíes de entre 20 y 40 años son los más numerosos. Jóvenes, muchos de ellos con formación universitaria, que exigen el cambio en un país que, en la actualidad, les brinda pocas oportunidades. Correo Diplomático se adentró en las aulas de la Universidad Hassan II de Casablanca para preguntar por las preferencias políticas de los más jóvenes. “He votado por el PJD y sé que la victoria de Benkirane no significa que mañana nos convirtamos en Afganistán. Significa que seremos más transparentes, honestos, democráticos y, lo más importante, nuestra economía estará mejor administrada”, explica Anass, que cursa tercero de Gestión y Administración de empresas.

Por su parte, Kawtar y Sofia, dos chicas a simple vista modernas y liberales, también se han decantado por el PJD. “El islamismo de Benkirán es el Islam de los marroquíes. No nos va a exigir ir tapadas a las mujeres. Es más, creo que, por fin, tendremos un papel relevante en la sociedad”, opinan las dos jóvenes antes de entrar a la clase de español comercial. Sin embargo, Souad cree que Marruecos necesita un partido de notables, integrado por gente altamente cualificada, “como el RNI de Salahdine Mezouar”. Kamal, le responde que no olvide que Marruecos es un país musulmán, y que en los últimos años “se le ha ido de las manos al gobierno la apertura hacia occidente”. Y Amal cree que lo que verdaderamente valoran los marroquíes es la sinceridad. “Mientras Mezzouar nos ha prometido 20.000 nuevos puestos de trabajo de forma inmediata, Benkirane nos ha dicho que no es fácil crear empleo en Marruecos, y mucho menos con un salario digno. ¡Al menos no nos ha mentido!”, concluye Amal.