Chequia no ilegalizará a los comunistas

Paco Soto – Varsovia

 

Petr Necas, al frente del Gobierno de coalición de centroderecha, ha decidido frenar la ilegalización del Partido Comunista.

 

El Gobierno de coalición de centroderecha de Petr Necas en Chequia ha decidido frenar la ilegalización del Partido Comunista de Bohemia y Moravia (KSCM), una formación política que reivindica el legado del socialismo real que imperó en Europa central y oriental durante más de 40 años, y tiene un apoyo electoral en torno al 12%. El ministro del Interior, Jan Kubice, indicó que su departamento, después de estudiar cuatro informes de expertos, no encontró elementos suficientes para ilegalizar al KSCM, y consideró que esta formación no pone en peligo la democracia. La prohibición del KSCM, que ya se ha intentado otras veces, ha provocado profundas divergencias en el seno del Ejecutivo de coalición. El principal partido del Gobierno, los Demócratas Cívicos (ODS), en principio, tiene el respaldo de sus dos socios, TOP 09 y Asuntos Públicos (VV) para situar fuera de la ley al KSCM, porque argumenta que es un partido antidemocrático.

El antiguo disidente al comunismo y ministro de Defensa, Alexander Vondra, afirmó que el Ministerio del Interior no cumplió la tarea del Gobierno de preparar testimonios convincentes que permitan suspender las actividades del KSCM. El Gabinete de centroderecha le había encargado en junio a ese ministerio reunir pruebas suficientes de que dicha agrupación propaga una ideología extremista. Pese a haber sufrido un primer revés por parte del Ministerio del Interior, Vondra piensa demostrar que el KSCM es el sucesor del antiguo Partido Comunista de Checoslovaquia, que fue ilegalizado por el régimen democrático. La justicia checa ya puso fuera de la ley a las Juventudes Comunistas -en octubre de 2006- y a grupos de extrema derecha como el neonazi Partido Obrero.

 

Víctimas del comunismo

El Gobierno de Petr Necas también ha puesto en marcha mecanismos legales para reducir las pensiones de los antiguos funcionarios comunistas y repartir los recursos recaudados a personas que lucharon contra el régimen anterior y sufrieron la represión. El Gobierno pretende que las víctimas del comunismo disfruten de los mismos honores que los veteranos de la lucha antinazi durante la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, los medios checos informaron que los ciudadanos que lucharon contra la dictadura comunista ya pueden solicitar ayudas económicas del Estado. Además, la ley reconocerá a estas personas como veteranos de guerra. El KSCM siempre fue contrario a esta ley y algunos historiadores han puesto en duda su oportunidad.

Para Alexandr Vondra, “finalmente se ha conseguido, 22 años después de la caída del comunismo, aprobar una ley que premie a los héroes de la resistencia anticomunista”. Pavel Kovácik, jefe del grupo parlamentario comunista, rechazó la ley, porque “sólo tendría sentido si establecemos que desde 1948 a 1989 tuvimos en el país un estado de guerra, porque a eso se refiere el rango de veterano de guerra que se quiere otorgar. Eso no es posible”. Polémico sondeo Por otra parte, un sondeo revela que tres checos de cada 10 consideran que su vida era mejor durante el régimen comunista y sólo un cuarto de las personas interrogadas declara que su nivel de vida ha mejorado con la democracia. El sondeo señala también que los checos valoran positivamente del sistema democrático la sociedad de consumo, la apertura de fronteras y la pluralidad cultural pero no ven con buenos ojos la privatización de la economía y el papel de la administración pública.