Rabat y Argel más cerca gracias al gas

 

La prensa argelina se ha hecho eco estos día de la “inminente llegada” a Marruecos del ministro de Energía y Minas, Youcef Yousfi. El objeto de este viaje no es otro que el oficializar el acuerdo por el gas firmado entre ambos países a principios de 2011. Este contrato de venta de gas natural al reino jerifiano durante dias años había sido concluido entre la Oficina Nacional de la Electricidad (ONE) marroquí y el gigante de los hidrocarburos argelino Sonatrach.

En virtud de este contrato, el gas natural sería destinado a la alimentación de dos centrales eléctricas de la ONE, a saber, la de Aïn Beni Mathar, de 470 MW, y la de Tahaddart, con una capacidad de 385 MW. Según la prensa argelina, este contrato había sido tachado de “interesante para Argelia” por el entonces presidente director general de Sonatrach, Nordine Cherouati. Cherouati confirmó en su momento que “las dos partes trabajar para asegurar la perennidad de las ventas de gas argelino a Marruecos”.

 

Principio de deshielo

Responsables argelinos del ministerio de Energía han asegurado a Correo Diplomático que “otros contratos de este tipo podrían tener lugar durante los próximos meses”. Analistas y observadores no dejan de advertir síntomas de acercamiento entre Rabat y Argel, tanto a nivel político como económico. “Podríamos estar ante el inicio de una nueva etapa en las relaciones argelo-marroquíes, lo cual sería harto benéfico para ambos países, sin duda, pero también para el definitivo despegue de la Unión del Magreb Árabe”, destaca una fuente del ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos destinada en Argel durante varios años.