Standard & Poor’s vigila al PJD marroquí

 

En el preciso momento de la nominación de Abdelilah Benkirane como jefe de Gobierno de Marruecos, la agencia de notación internacional Standard & Poor’s ha hecho saber que mantenía su nota de riesgo soberano de Marruecos en “BBB-“, confirmando unas perspectivas “estables” para el país magrebí. “Es un gesto importante para los inversores extranjeros, denotando que la victoria de los islamistas del Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD)  no perturba, al menos de momento, la percepción del riesgo en el reino”, asegura un consultor francés establecido en Casablanca.

De todos modos, la agencia de notación advierte que seguirá de cerca las evoluciones del país, vigilando las medias a implementar por el equipo de Benkirane y su impacto para la estabilidad presupuestaria y macroeconómica del país. El plazo que se otorga al Gobierno del líder del PJD es de 100 días. A partir de entonces Standard & Poor’s juzgará la conveniencia de mantener, o no, su calificación en “BBB-“.

 

Promesas de campaña

Entre las promesas de campaña de los islamistas se encuentra el aumento del salario mínimo interprofesional a 3.000 dirhams (unos 275 euros), una prima directa en beneficio de 10.000 candidatos a la contratación durante un año y una exoneración fiscal para los productos básicos, mientras se mantiene el déficit público por debajo del 3%. El Gobierno deberá aplicar medidas de calado, pero deberá velar por la adecuación entre estas y las exigencias de los mercados internacionales. Los tres próximos meses serán, por tanto, decisivos en la percepción de Standard & Poor’s sobre el reino jerifiano y valorar en su justa medida la pericia económica de un partido, el PJD, que no oculta su orientación liberal en la materia.