M6 nombra consejero a su amigo El Himma

 

La más reciente decisión de Mohamed VI no ha dejado a nadie indiferente en el país magrebí. A mediodía de ayer miércoles, la página Web de la agencia de prensa oficial, la MAP, era prácticamente inaccesible, a causa del rumor que hacía algunas horas circulaba según el cual Fouad Ali El Himma, el “amiguísimo” del soberano, habría sido nombrado consejero en el gabinete real. Horas después, la noticia era confirmaba a través de una nota oficial: Mohamed VI había decidido nombrar como consejero real a su “gran amigo” Fouad Ali El Himma.

“Nombrando a Fouad Ali El Himma como consejero, Mohamed VI ha cogido a todo el mundo desprevenido. El rey ha procedido a una clarificación sustancial del campo político, sacando a uno de sus hombres de confianza de la concurrencia partisana para ponerlo al servicio de un gabinete real que ha sufrido une profunda reestructuración desde hace apenas cuatro meses”, destaca el portal de informaciones marroquí Labass.net. Durante este periodo de tiempo el soberano ha incluido en su círculo de más próximos colaboradores al constitucionalista Abdellatif Mennouni, quien estuvo al frente de la comisión encargada de elaborar la nueva carta magna; al ex ministro de Interior y ex embajador de Marruecos ante Naciones Unidas y en Francia, Mostapha Sahel; al otrora embajador en España y máximo responsable del proyecto de regionalización de Marruecos, Omar Azzimane; y al joven y aún ministro de Turismo en funciones, Yassir Zenagui.

 

“Una decisión inteligente” o…

Inmediatamente, El Himma procedió a anunciar, a través de un comunicado también publicado por la agencia MAP, que presentaba su dimisión del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), del que es fundador. “En razón de las obligaciones de independencia y neutralidad (…) que requieren la confianza que en mi ha depositado Su Majestad el Rey Mohamed VI al nombrarme Consejero del Soberano en el Gabinete Real”, explicaba El Himma en el documento. “Es una decisión inteligente, que deja el campo libre al actual jefe de Gobierno, el islamista Abdelilah Benkirane, que podrá evolucionar en un campo político despejado”, sostiene un periodista marroquí de un medio “oficialista” consultado por Correo Diplomático.

El PAM, también conocido como “el partido del amigo del rey”, forjó parte de su idiosincrasia contra el proyecto islamista del Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD) de Benkirane. Las elecciones legislativas del 25 noviembre dieron como vencedor incontestable al partido de la lámpara y, por otra parte, supusieron un serio revés de los electores al encuentro del PAM, cuyo proyecto hizo aguas.

Fuad Ali El Himma fue nombrado en octubre de 1998 por el difunto Hassan II como jefe de gabinete de Mohamed VI, entonces príncipe heredero. El 9 de noviembre de 1999, Mohamed VI lo nombro secretario de Estado de Interior. El 7 de noviembre de 2002, El Himma fue nombrado por el propio soberano como ministro delegado en el ministerio de Interior, o sea, como “hombre fuerte” del país, cargo que desempeñó hasta que a mediados de 2007 dimitió de su puesto para presentarse a las elecciones legislativas, alumbrando posteriormente lo que se conformaría como el PAM.

“El Himma es el hombre de las grandes misiones, destacando su rol en el marco de la Instancia Equidad y Reconciliación, dejando la puerta abierta a antiguos opositores a la monarquía para integrar el juego político”, destaca nuestro periodista. Para éste, “la inclusión de El Himma en el gabinete real reforzará, sin el menor atisbo de duda, las capacidades de la institución para aconsejar al monarca”.

 

… “Una nominación contra el pueblo”

En el polo opuesto, los detractores del proceso democrático que atraviesa Marruecos, los jóvenes del Movimiento del 20 de Febrero no ocultan su indignación contra el nombramiento de Fouad Ali El Himma como consejero de Mohamed VI. Uno de los grandes centros de la ira de los contestatarios era, precisamente, el otrora hombre fuerte del país, a quien atribuían, junto a alguno de sus más próximos colaboradores, y otras personalidades cercanas al soberano, buena parte de los males del país. “La nominación de El Himma es una nominación contra el pueblo. El rey no ha entendido para nada nuestro mensaje, nuestra indignación con los antiguos métodos y personajes oscuros conocidos por sus turbios manejos”, se lamenta Zineb, activista tangerina del Movimiento del 20 de Febrero.

“Después de fracasar en su intento de aglutinar en un partido, el PAM, a todos los notables y caciques del país para conformar un gran polo político capaz de ganar el poder civil, a través de las urnas, para Palacio; este es el premio que recibe el señor El Himma de parte de nuestro rey”, denuncia sin ambages Amine, militante de Annaj Adimocratie (La Vía Democrática, formación de extrema izquierda). Según éste, no es de recibo que después de no haber recibido el respaldo popular a través de las urnas ahora se vea recompensado con la condición de consejero real. “Es una burla de la aritmética democrática y la enésima demostración de que el pueblo aún no tiene la última palabra en nuestro país”, concluye Amine.

“El momento elegido no es casual. Frente al júbilo de algunos, que ya han visto con la nueva Constitución y la victoria islamista en las últimas elecciones el fin del proceso de transición democrática, el rey ha querido dejar de manifiesto que sigue estando ahí y que en cualquier momento puede hacer o deshacer a su antojo. La nominación de El Himma sucede a la nominación de casi una treintena de nuevos responsables diplomáticos marroquíes, una atribución que la nueva constitución otorga al Consejo de Gobierno y que hipoteca cualquier política futura de un eventual ministro de Asuntos Exteriores de extracción partisana”, enfatiza un conocido ciberactivista marroquí oriundo de Casablanca.

“Después de su discreta salida de escena, después de los numerosos ataques de los que era objeto de parte del Movimiento del 20 de Febrero por su implicación en asuntos de corrupción, El Himma, que había salido por la puerta, acaba de volver a entrar por la ventana”, destaca el periodista Badr Soundouss. “Al menos esta nominación tiene la ventaja de clarificar un poco la situación: Hasta ahora Fouad Ali El Himma era el muy poco discreto consejero no oficial del rey. Ahora al menos lleva el título y la función”, concluye Soundous en demainonline.com, el portal de informaciones del periodista ex prisionero de opinión Ali Lmrabet.