Localizan una cárcel de la CIA en Rumanía

Paco Soto – Varsovia

 

 

Según informaciones difundidas por la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) y la televisión alemana ARD, un grupo de periodistas de ambos medios han localizado una prisión de la CIA en Rumanía donde agentes de este servicio secreto mantuvieron detenidos ilegalmente y torturaron a presuntos terroristas islamistas. Según dichas informaciones, este centro de reclusión ilegal funcionó hasta el año 2006 en pleno centro de Bucarest, en el número 4 de la calle Mures, en un edificio que en la actualidad es la sede de la Oficina de Registro Nacional de Informaciones Secretas del Estado rumano (ORNISS).

Ambos medios de comunicación han podido saber de oficiales de la CIA estadounidenses que en los interrogatorios a los detenidos la CIA utilizó torturas como golpes y privación del sueño. En el sótano de esta dependencia había seis celdas prefabricadas que estaban montadas sobre resortes, lo que las mantenía inestables para causar desorientación a los detenidos; adentro tenían todas un reloj y una flecha pintada en la pared en dirección a la Meca. A pesar de que el edificio de la ORNISS se encuentra entre calles muy transitadas, era fácil llevar a los prisioneros a bordo de camionetas oficiales que ingresaban al inmueble por la parte trasera que lleva directamente al estacionamiento subterráneo y al sótano.

El director de ORNISS reconoció a AP que el sótano de este servicio secreto rumano es “uno de los más seguros” de Rumanía”, pero negó tajantemente que la CIA hubiera utilizado este lugar como centro de detención ilegal y de tortura. El ministro de Asuntos Exteriores rumano, Teodor Baconschi, aseguró que “no hay ninguna prueba” que demuestre la veracidad de las informaciones periodísticas.

 

Investigar las denuncias

Grupos defensores de derechos humanos han pedido a antiguos países comunistas de Europa que investiguen las prisiones clandestinas que Estados Unidos instaló en sus territorios, aunque los gobiernos nieguen su existencia. El pasado mes de septiembre el presidente rumano, Traian Basescu declaró: “Sabemos que hay críticas, pero no tengo conocimiento sobre el tema”. El Gobierno polaco también negó la existencia de una prisión clandestina de la CIA en su país. En el caso rumano, el Consejo Europeo ha llevado a cabo investigaciones que avanzan muy lentamente, con ayuda de periodistas y de grupos defensores de los derechos humanos, para esclarecer todo lo referente a las prisiones secretas de la CIA y el número de detenidos que pudo haber pasado por ellas. El director de la investigación del Consejo, el diplomático suizo Dick Marty, comentó: “Después de años de negativas oficiales, apenas estamos descubriendo lo que ocurrió en Bucarest”. Human Rights Watch y otros grupos han publicado una lista con 39 nombres de personas que creen que estuvieron en prisiones secretas.

 

Poco patriotas

Por otra parte, según un estudio sobre el sentimiento de identidad nacional en Rumanía, sólo un 41% de los rumanos se declaran patriotas. Los jóvenes entre 20 y 24 años son menos patriotas que la media del país: 30% frente a 41%. En cambio, en la franja de edad entre 50 y 59 años, el 48% de los rumanos se declaran patriotas. El estudio apunta también que el patriotismo tiene más arraigo entre los sectores sociales con mayor nivel salarial.