España espía los viajes de Mohamed VI

El ex embajador de España en Rabat, Luís Planas Puchades.

 

La publicación de cables diplomáticos llevada a cabo por Wikileaks no cesa de aportar nuevos elementos que dejan en mal lugar la discreción y profesionalidad de diferentes responsables políticos y diplomáticos a lo largo y ancho del planeta. En esta ocasión ha vuelto a tocar el turno a España, a través de las revelaciones hechas por el antiguo embajador de España en Rabat, Luís Planas Puchades, al ex embajador de Estados Unidos en Marruecos, Thomas Riley.

Según se transmitió desde la embajada estadounidense en Rabat al departamento de Estado en Washington D.C., a través de un correo con el código 58606, Planas, quien actualmente es el máximo responsable diplomático español ante la Unión Europea, habría confesado a Riley que España espiaba al rey de Marruecos durante sus viajes al Sáhara Occidental. Tal y como fue transmitido por Riley en su cable diplomático, el entonces embajador español en la capital marroquí le habría confesado cómo su país “estudiaba hasta los más mínimos detalles de los desplazamientos del monarca al Sáhara”.

 

Malestar con la Minurso

Asimismo, en otro orden de cosas, Planas habría hecho partícipe al embajador estadounidense que Madrid no apreciaba en modo alguno unas declaraciones realizadas por el enviado especial de Naciones Unidas para el Sáhara Occidental en 2008, el diplomático holandés Peter van Walsum. En estas, van Walsum advertía sobre una eventual retirada o una reducción de efectivos de las fuerzas de la Misión de Naciones Unidas para el Sahara Occidental (Minurso).

Queda claro que Riley hizo su trabajo y transmitió a Washington los mensajes de Planas, de ahí que ahora los cables entre la embajada estadounidense en Rabat y el Departamento de Estado en Washington D.C. hayan trascendido a través de Wikileaks. No queda tan claro, no obstante, sí este es el medio más idóneo para comunicarse con los Estados Unidos sobre tan delicados temas.