Último adiós a Havel en Praga

Paco Soto – Varsovia

 

 

Jefes de Estado y de gobierno del mundo entero, políticos, personalidades públicas y ciudadanos dieron el 23 de diciembre su último adiós al ex presidente democrático de Checoslovaquia y Chequia, dramaturgo y antiguo disidente en la época comunista, Václav Havel, en el marco del funeral de Estado que se llevó a cabo en Praga. Havel, que fue el principal protagonista de los cambios democráticos que se llevaron a cabo en Checoslovaquia durante la ‘Revolución de Terciopelo’, en 1989, murió el pasado 18 de diciembre a los 75 años de graves problemas respiratorios. La ceremonia fúnebre, acompañada de una misa se celebró a partir de las 11 de la mañana en la catedral de San Vito, en el Castillo de Praga, ante un millar de invitados. Al mediodía fueron disparados 21 cañonazos y se observó un minuto de silencio en todo el país. Al mismo tiempo comenzaron a repicar las campanas en las iglesias de toda Chequia y a sonar las sirenas para rendir homenaje a Havel.

Entre los dirigentes mundiales que acudieron al funeral estaban la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, y su esposo Bill Clinton; el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy; la canciller de Alemania, Angela Merkel; el primer ministro británico, David Cameron; el jefe del Estado de Israel, Shimon Peres, y la ex jefa de la diplomacia estadounidense Madeleine Albright, que es de origen checo. Por parte española acudió el nuevo presidente del Senado, Pío García-Escudero. En total, estuvieron presentes unas 50 delegaciones del mundo entero.

La misa fue oficiada por el arzobispo de Praga, Dominik Duka, quien recordó que Havel era un ser humano excepcional que despertaba “la esperanza entre las personas” y nunca se asustó ante la adversidad. El presidente de Chequia, Václav Klaus, que nunca apreció la moderación política y el espíritu de concordia de Havel, alabó, sin embargo, la trayectoria política y humana del antiguo disidente. “Se marchó el presidente, político, intelectual, artista. Se marchó una persona que recordaremos con agradecimiento, estima y respeto”, recalcó Klaus. “Toda Europa se ha reunido en Praga para rendir homenaje a una persona que luchó por sus convicciones y defendió el diálogo y el respeto”, destacó Nicolas Sarkozy.

 

“Lo echaremos de menos”

Madeleine Albright, amiga personal de Havel, manifestó: “Durante los últimos 20 años fue uno de los hombres más respetados del planeta. Pero él siempre consideró que debía hacer más de lo que había hecho. Pocos podían ser más checos de lo que fue Václav Havel. Pero su ingenio, bondad, sabiduría y la profundidad de sus ideas valían para todos. Tuve la suerte de disfrutar de su amistad. Le vamos a echar muchísimo de menos, pero nunca le olvidaremos”. Tras la misa, los restos mortales de Havel fueron incinerados en el crematorio de Praga-Strasnice, en una ceremonia familiar encabezada por la viuda, la actriz Dagmar Hvalova, y sus cenizas fueron enterradas después de Navidad en el panteón familiar del cementerio de Praga-Vinohrady. El cineasta checo Milos Forman, autor de obras como ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’ y ‘Amadeus’, que fue compañero de colegio de Havel, manifestó: “Diría que era incluso hasta infantil, pero muy inteligente y con buena visión de los asuntos públicos”.

 

Concierto de rock

Después del funeral de Estado, Ivan Havel, el hermano del difunto presidente, organizó “un homenaje a la medida del ‘ciudadano Havel’”, según informó la emisora Radio Praga.  En el Palacio Lucerna, un importante centro cultural de la capital checa construido por el tío de Havel, se celebró un concierto de rock, con grupos nacionales y extranjeros, porque Václav Havel era un gran aficionado a esta música. Decenas de miles de personas rindieron tributo a Havel durante los tres días de duelo nacional. Miles de personas firmaron el libro de condolencias en la capilla ardiente, primero en la antigua iglesia de Santa Ana y después en la Sala Vladislao en el Castillo de Praga, sede presidencial. Además, monumentos improvisados, con una imagen de Havel haciendo la señal de la victoria, fueron levantados en todos los lugares de Chequia.´