Bulgaria activa un tribunal antimafia

Paco Soto – Varsovia

 

 

Bulgaria, que según Bruselas y diversos organismos internacionales, es el país más corrupto de la Unión Europea (UE), ha puesto en marcha el primer tribunal especial antimafia de Europa oriental con el objetivo de luchar de forma más eficaz contra la delincuencia organizada, que ha conseguido infiltrarse en los mecanismos políticos, económicos, judiciales y policiales del Estado balcánico. El presidente de este tribunal, Gueorgui Uchev, se mostró convencido de que este nuevo instrumento del Estado aportará una “mayor eficacia” a la lucha contra los grupos mafiosos. Unas 80 investigaciones judiciales sobre blanqueo de dinero, malversación de fondos, toma de rehenes y tráfico de personas serán transferidas al flamante tribunal, que deberá tratar unos 300 casos criminales al año, según informó a la emisora pública Radio Bulgaria Gueorgui Uchev.

El presidente del nuevo tribunal declaró que en los casos antimafia los jueces no aplicarán una legislación especial sino las leyes vigentes. El nuevo instrumento judicial fue creado ante la imposibilidad de que los tribunales convencionales asestaran golpes decisivos a los grupos mafiosos y después de que la UE ejerciera duras presiones contra Bulgaria y condicionara la concesión de fondos comunitarios de cohesión a una lucha eficaz contra la corrupción y el crimen organizado por parte de las autoridades. En su informe de julio de 2010, la Comisión Europea (CE) acusó veladamente a Sofía de no cumplir con sus promesas de lucha contra la corrupción y el poder de las mafias y lamentó las “graves deficiencias en la práctica judicial”. Estados Unidos también ha ejercido presiones sobre los gobernantes búlgaros. Un informe de la propia Fiscalía búlgara indica que en 2011 la justicia del país balcánico perdió el 17% de los casos relacionados con investigaciones sobre el crimen organizado, 13% de los procesos sobre malversación de fondos europeos y 10% de los juicios por blanqueo de dinero.

 

Un retraso de seis meses

El nuevo tribunal inició su andadura con seis meses de retraso debido a la falta de personal y presupuesto. También se convirtió en un punto de discordia en el Parlamento entre la derecha gobernante y los diversos grupos de la oposición, y provocó polémica entre abogados y colectivos de defensa de los derechos humanos que temen que esta institución judicial se convierta en un instrumento de represión política. Bulgaria, junto con Rumanía, ingresó en la UE en 2007 y fue inmediatamente puesta bajo vigilancia especial por parte de Bruselas y forzada a llevar a cabo amplias reformas en el aparato judicial. El partido conservador Ciudadanos para el Desarrollo Europeo (GERB), que gobierna Bulgaria de la mano del primer ministro Boiko Borisov, consolidó su poder tras conseguir una aplastante victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y municipales del 30 de octubre de 2011. Tanto Boiko Borisov como el presidente Rosen Plévneliev prometieron llevar a cabo una lucha eficaz contra la corrupción y la delincuencia organizada.