La conservadora Polonia gira a la izquierda

Paco Soto – Varsovia

Durante su colocación, cabeza de la estatua de Cristo Rey ubicada en la pequeña localidad polaca de Swiebodzin. El conservadurismo tradicional de la sociedad podría estar llegando a su fin.

Polonia es uno de los países más conservadores y tradicionalistas de Europa, pero la sociedad empieza a experimentar cambios políticos e ideológicos importantes. Con el paso de los años –más de 20 desde el fin del comunismo y el restablecimiento de la democracia parlamentaria-, el notable aumento de la prosperidad económica y la modernización social, Polonia se está acercando al modelo político dominante en la Europa más avanzada. En este sentido, Polonia empieza a dar un giro hacia la izquierda. Así se desprende al menos de la reciente Encuesta Social Europea, donde en el caso polaco se destaca el aumento del número de personas que declaran compartir opiniones propias de la izquierda.

Los encuestadores han pedido una valoración de las ideas con las que se identifican los encuestados en una escala de cero a 10 (en la que cero significa convicciones radicalmente izquierdistas y 10, radicalmente de derechas). La respuesta media para Polonia se sitúa a un 5,63%. Es mucho en comparación con la media europea que es de un 5,21%, pero al mismo tiempo se observa un cambio respecto al año 2006 cuando la media polaca se situaba a un 5,77%, siendo la más alta en toda Europa. Dichos resultados tienen un impacto en la realidad política.

En las elecciones parlamentarias celebradas en los años 2005 y 2007 el triunfo de la derecha conservadora y después del centroderecha liberal fue claro. En los comicios del año pasado el Movimiento Palikot, que defiende tesis anticlericales, la legalización de la marihuana y el matrimonio homosexual, obtuvo un 10% de votos y SLD (izquierda socialdemócrata) un 8%. Es un resultado electoral que demuestra el giro hacia la izquierda de una parte importante de la sociedad polaca que se ha alejado del nacionalismo xenófobo y el ultraconservadurismo que defienden las diversas corrientes de la derecha radical, con el partido Ley y Justicia (PiS) de Jaroslaw Kaczynski a la cabeza, y una parte importante de la jerarquía de la Iglesia católica.

 

Avance del Movimiento Palikot

Un reciente sondeo sobre intención de voto realizado por el centro MB SMG/KRC para la cadena televisiva TVN2 señala que el 17% de los encuestados está dispuesto a votar a favor del Movimiento Palikot y un 10% a SLD. El partido que más pierde es la Plataforma Cívica (PO) del primer ministro Donald Tusk, que cuenta con el apoyo de apenas un 27% de los encuestados. El PiS podría recibir el apoyo de un 22%.

El giro hacia la izquierda, o hacia posturas claramente liberales, se observa también en las respuestas de los encuestados sobre cuestiones sociales polémicas. En la aceptación de los homosexuales, un 45,4% de los polacos creen que gays y lesbianas tienen derecho a vivir libremente en función de sus preferencias sexuales. Es mucho menos que la media europea (67%) pero más que en 2006 cuando un 43,6% respondió positivamente a esta pregunta.